¡Por fin! Estamos a una semana de Navidad y a dos de Año nuevo. Seguramente debes de estar hasta al tope con tus ventas de marketing por correo electrónico, ¿verdad? Si… y no.

Hoy en día, muchas empresas ven reflejada su mejor época de ventas durante la temporada navideña y por supuesto, el email marketing ayuda a eso. Lo malo es que eso es solo la mitad de la estrategia para el éxito. También deberás buscar que tus suscriptores sientan esa alegría “festiva” todo el año. La mejor manera de hacerlo es equilibrando tu intención de vender con un buen branding de marca en tus campañas festivas. Entonces, de vuelta a la pregunta, ¿cómo puedes hacerlo?

Independientemente de la fiesta que se celebre, hay cierta consistencia en la forma en que la gente festeja dichos acontecimientos. Tiempo con la familia y amigos, comidas especiales, probablemente un intercambio de regalos; en fin, tradiciones que nos llenan de sentimientos cálidos y reconfortantes. Traduce todo eso a una campaña de correo electrónico enfocada a branding y verás los resultados.

Sin embargo, para lograr lo anterior, deberás ofrecer alegría festiva a través de la bandeja de entrada. La primera manera de lograrlo es simplemente desear a tus suscriptores buenas fiestas. Puedes elaborar bien un tema y compartir un recuerdo favorito de vacaciones o una tradición. Al hacer esto estarás humanizando tu marca y dejarás a tus suscriptores felices con la idea de que el establecimiento con el que decidieron hacer negocios es el mejor.

Otra forma de hacerlo es combinando sutilmente la intención de venta con un muy buen branding en una sola campaña. Por ejemplo, se me ocurre la estrategia adoptada por la compañía de calzado TOMS, en la que predica el “compra uno, regala uno”. También puedes aceptar donar un porcentaje de tus ventas navideñas a una organización benéfica que se alinie con las ideologías de tu marca. Te aseguro que esto traerá como resultado buena voluntad.

Sin importar la estrategia que decidas utilizar es importante recordar que resulta primordial equilibrar. Una manera fácil para hacer eso es recordando siempre que hay que poner al cliente primero. Sí, eso es lo que debes hacer si quieres tener ventas. Sin embargo, más importante aún, recuerda que tus clientes están tratando de encontrar el regalo perfecto para sus seres queridos. No pierdas de vista eso.