Existe un nivel de parálisis de análisis cuando de listas segmentadas se trata. Los marketers se preguntan ¿qué tantos datos son muchos datos y cómo trabajar con ellos, una vez que lo tienes? Esto infunde miedo a usar la segmentación de listas de email o complica futuras campañas. No hay necesidad de temer al exceso de datos y no hay necesidad en complicar la campaña.

Para evitar el exceso de datos,  empieza con el primer filtro que utilizaste para recolectar los datos de los suscriptores: El formulario de registro de email. Este formulario es la primer puerta a las preguntas. En este punto debes ser simple y firme. No tengas miedo de preguntar la información que necesitas pero tampoco lo fuerces. La gente tiende a hacer demasiadas preguntas o no las suficientes.

Para encontrar el balance, considera tu propio negocio, qué estás ofreciendo, en qué te ayudará el convertir consumidores y qué tipo de información necesitas para maximizar la visibilidad. Hay artículos que te guían a lo largo de las 25 preguntas más útiles para preguntar en un formulario de registro. Esta no es una guía, si no una lista de sugerencias. Toma lo que necesitas y deja lo que no. Si estás haciendo demasiadas preguntas, estarás desanimando al suscriptor para no completar la suscripción (en especial si todo los campos son requeridos) y de seguro vas a terminar con exceso de datos.

Pero digamos que ya estás ahí. Hiciste 25 preguntas y ahora tienes demasiados datos casi garantizándote un exceso de listas. También hay un modo para manejar esto. Primero, limpia todo lo que no necesitas. Si tu formato de suscripción es del 2010, y estamos en el año 2016, entonces te puedo garantizar que ahora tendrás una idea sobre qué necesitas y qué no. Así que mantenlo lean y haz una limpieza de los datos no necesarios para que no tengas que lidiar con variables que no tienen propósito. Después, limpia el formulario de suscripción.

Para tomar ventaja de exceso de datos, hay un par de maneras para manejarlos. Primero, identifica si estás enviando una misma campaña a dos listas que contienen exceso de datos, para así enviar solo un email a pesar del exceso de listas. Realmente no hay nada que temer aquí.

Sin embargo, si estás enviando la misma, o incluso campañas divididas, como campañas separadas, entonces este exceso va a ser afectado. Esa persona recibirá campañas múltiples. Pero hay algo positivo aquí. Incrementas tus oportunidades de obtener clics de apertura  y podrás ver qué listas y qué campañas fueron más efectivas al ser recibidas. Usa listas segmentadas como tus propias pruebas A/B para ver qué está funcionando y qué no. Esto es especialmente útil si tienes, digamos, 10 a 15 contactos que se sobrepongan. Cuando esto sucede tienes una buena cancha de pruebas y podrás ver qué campañas están respondiendo más que otras. Es la más reciente prueba A/B porque estás teniendo siempre al mismo grupo de enfoque para ver cómo un grupo de personas responden diferente a múltiples campañas.