Las páginas de destino (PD) son una herramienta de marketing extremadamente efectivas. Te brindan una flexibilidad de marca para hacer las cosas de diferente forma. Puedes desarrollarlas más rápido que una página tradicional en tu sitio web y, lo más importante, pueden ser diseñadas con un sólo objetivo. Las campañas de email marketing más populares han sido también diseñadas con un solo objetivo. Eso es lo que hace al email marketing una pareja ideal para las PD.

En la convención Marketing Sherpa de 2016, Flint McGlaughlin recordó a la audiencia un hecho importante: una campaña de email marketing no puede vender… salvo un clic. La venta sucede en tu sitio web. Eso realmente recalca la importancia de un objetivo claro para tus campañas de email.

Traslada esa ideología a tus PD. Si vinculas a alguien a tu sitio web desde tu campaña de email, existe la posibilidad de distracción. Quizás ahí haya muchos productos disponibles, o varios enlaces colocados en el encabezado o en el pie de página pueden distraer al usuario y alejarlo de tu objetivo.

Cuando estés planeando una campaña de email marketing, piensa en cómo harás la transición de la campaña a la página de destino y qué pautas de acción considerarías que son un éxito. Iguala el branding en tu email y en tu página de destino. Cuenta una historia que SE inicie en la bandeja de entrada y que termine en la PD. En la Página de destino, pon únicamente lo que necesitarás para lograr el éxito. Mantenlo simple y disfruta el ROI que el email marketing y las páginas de destino te pueden garantizar.