Tus esfuerzos por hacer buen marketing se pueden comparar a un barco que necesita mantenerse flotando y claro, avanzando hacia adelante. Siendo honestos, ningún barco se hunde de repente. Hay una causa y efecto en la cadena que afecta a un barco y de igual manera, hay una cadena de causa y efecto que afecta el marketing. Así que si estás pensando que tu email marketing es un barco que se está hundiendo, mirar hacia atrás para ver cuáles fueron algunas de las señales que se dispararon en algún momento es una buena opción. En algunos casos, es solo una vela que ya no atrapa ningún viento. De ser así, esa vela inútil podría ser tu nueva capacidad para enganchar suscriptores.

En otras palabras, ¿tus suscriptores están aburridos? Hay varias maneras para descifrarlo. Como en cualquier barco, tu trabajo es asegurarte de que todas las partes están en condiciones de trabajo. No se puede controlar el clima y en ocasiones puede no ser favorable, pero tu capacidad para navegar a través de las malas condiciones climáticas dependerá de la condición de tu buque.

Es importante tener en cuenta lo anterior, sobre todo porque mucha gente entiende estos conceptos más simples, pero no los asocian con intangibles como redes sociales. Sin embargo, las reglas son las mismas. Echemos un vistazo a lo que podría estar aburriendo a tus suscriptores y ver si podemos arreglar esta vela.

Cuando el tono no cambia… nunca

Uno de los tipos de campañas de email marketing más molestos son los que nunca cambian de tono. Por lo general, estos correo electrónicos en serie provienen de una misma empresa de medios de comunicación bastante significativa. Es el típico correo que está tratando de hacerte pensar que el mensaje es una nota personal de un amigo. Obviamente, no lo es. Y luego está el tono; el de entusiasta y que al mismo tiempo es increíble. La verdad, nadie está tan feliz todo el tiempo.

La razón por la cual resulta tan aburrido es porque los correos no se presentan como genuinos. Tus suscriptores de correo electrónico quieren una persona real y no unos android que están programados para ser 100% feliz todo el tiempo.

La misma regla empírica se aplica a los que mandan emails demasiado serios. Aprende a cambiar el tono de vez en cuando para tener equilibrio en tu mensajería.

No eres tú, soy yo

Un barco que no entiende que es parte de un mar es un barco que probablemente se hundirá. Es necesario entender que tus campañas de email marketing no son una máquina independiente del entorno en el que se encuentran. Ese entorno es tu audiencia.

Las campañas que no consideran al lector final son sumamente egoístas y monótonas. Para romper con esto, trata de trabajar con públicos segmentados basados en género y/o ubicación para que puedas crear contenido más personal. Incluso, puedes enviar campañas personalizadas que demuestren que entiendes el lector. Si estás en la industria del comercio, seguramente cuentas con un nuevo producto que saldrá a la venta y así mismo, tienes una lista de compradores en mente que codician dicho producto. Si te desenvuelves en medios de comunicación, probablemente existe esa historia que sabes que muchos lectores están siguiendo y en la cual están interesados. Como ejemplo final, si trabajas para una escuela y hay una nueva clase o conferencia, ¿qué tal enviar una invitación personal a los estudiantes (o padres de estudiantes) que estén interesados en ese tema?