Los tradeshow (ferias comerciales) son para las empresas lo que los circos son para los animadores. Mientras que un circo deslumbra los sentidos y siempre parece perfectamente organizado, de hecho, es a menudo un caos desenfrenado detrás de las escenas. La misma regla se aplica a las ferias. No puede usted ser el anfitrión del espectáculo en sí, sino un participante que encontrará la sensación de que es un maestro de ceremonias de un montón de animales. El mejor personal, un lugar ideal e incluso un gran presupuesto no garantizan una realización perfecta.

Al igual que un circo, no importa cuánto se corra por lo que se ha planificado antes, siempre y cuando todo está reunido en el final. He aquí cómo llegar allí desde el principio hasta el final.

1. Quién Está Haciendo Todo El Trabajo?

Tal vez su compañía es demasiado pequeña y cuentan con poco personal técnico o en el lado opuesto – demasiada ocupación para designar miembros valiosos del equipo a una feria. En cualquier caso, no es raro que las empresas externalicen todas las etapas de un contratista especializado en ferias. No es una mala idea buscar asesoría de un profesional para consultar por lo menos en lo que se refiere a los materiales de ferias y estrategias. Al conectarse con la persona correcta usted va a tener una mejor idea de las mejores prácticas y estrategias efectivas. Las empresas con recursos más modestos pueden tener un personal técnico fuerte, capacitados con herramientas de marketing por email, los recursos y el tiempo que necesitan para investigar, desarrollar e implementar una estrategia efectiva.

2. Enfrentar

Podría no ser mala idea contratar ayuda externa para representar a su empresa en la feria, tal vez nadie en su equipo posea una voz fuerte y conocimientos de redes. Puede ser atractivo simplemente traspasar el proyecto a otra persona, pero el inconveniente radica en el hecho de que nadie sabe y hace su negocio como usted mismo. Así que en lugar de dar el relevo del proyecto, inyecte motivación a su equipo para que colaboren con los profesionales externos y estar en el evento como una fuente de apoyo. Al mismo tiempo, también estarán ayudando a entrenar a sus empleados para actualizarlos y mejorar las habilidades que puedan no tener.

3. Liderar el Camino

El objetivo de cualquier feria comercial es el desarrollo de relaciones fuertes. Considere la posibilidad de que su evento sea un fracaso si su negocio está finalizado sin haber entablado nuevas relaciones profesionales y cultivado algunas relaciones sólidas. Suponiendo que usted ha hecho lo que se necesita para atraer a clientes potenciales, las empresas pueden cosechar relaciones a través del iPod, iPad y herramientas portátiles. Otras herramientas de administración son CRM un software especializado para asegurarle efectividad en ese proceso, a menudo pasado por alto en el lado de los sistemas de las ferias o tradeshows.

4. Logrando La Meta Final

Dado que hay mucho trabajo involucrado en una feria, siempre se deja algo siempre para última hora. En otros casos, muchas cosas se quedan sin programar, simplemente porque vendedores (novatos) subestimaron la cantidad de tiempo de preparación necesaria para cubrir las actividades del evento. Evite un desastre seguro mediante la creación de un plan de acción que describa las mini-metas semanales 4 meses antes de cualquier espectáculo. Todo debe estar terminado dos semanas antes del evento, lo que le da a cualquier empresa una oportunidad de dos semanas para buscar soluciones en el caso de cometer errores o de falta de supervisión del evento.

5. Tratar Con Lo Inesperado

Usted puede planificar y planificar a la perfección. Su stand es exquisito, el material de marketing sin defectos y agentes preparados para la ejecución del programa. Pero no hay mucho que podamos hacer al respecto con los asistentes rebeldes o indeseables – y que están siempre al acecho. En el peor caso, la exhibición ha atraído a un asistente que tal vez sea difícil de manejar o se emociona y se sale fuera de control por cualquier motivo. Tales actos son raros, pero si ocurren. Ellos no sólo suelen llamar la atención no deseada, sino que proyectan una mala imagen de su negocio. Aprenda a detectar a estas personas o identificar una situación que pueda ocasionarle mayores problemas antes de que se salga de las manos. Los miembros del equipo deben estar dispuestos a apoyarse unos a otros, incluso si están atendiendo a otro cliente para que puedan confiar en otros para llamar a los organizadores de seguridad o un evento, y que tomará el relevo. La peor acción es tratar de calmar a alguien que está firme en hacer una escena desagradable.

Manténgase informado con los consejos y noticias que le traen los profesionales de email marketing de Benchmark.