Si tienes un producto o realizas algún servicio del cual te sientes orgulloso, y quieres compartirlo con el mundo, querrás construir una marca para atraer personas afines. Las personas a las cuales deseas atraer son aquellas que comparten valores, intereses, objetivos, y quienes desean ver sus problemas resueltos gracias a tu servicio o producto. Existen varias formas de atraer a este público… pero ¿cómo mantenerle interesado a lo largo del tiempo?

El email marketing es un excelente medio para construir y mantener tu identidad de marca. Una dirección de correo parece fácil de conseguir, pero en muchas ocasiones no se valora correctamente su potencial.

Cuando las empresas solicitan direcciones de email, tienden a utilizarlas como en la metáfora de “el palo, el burro y la zanahoria” con la intención de atraer más suscriptores. “Inscríbete ahora y consigue GRATIS: ____.”

Este tipo de acciones son buenas, siempre y cuando te asegures de que la palabra “GRATIS” esté relacionada con tu servicio o producto. Muchas veces, he visto negocios ofreciendo regalos a los que se suscriben, que no tienen absolutamente nada que ver con lo que venden y después de esto, se quejan de la falta de compromiso de sus suscriptores. Estas empresas no alcanzan los resultados esperados, y optan por abandonar el uso del email marketing.

El email marketing no es un juego de azar. Si tratas esta herramienta como tal, acabarás fracasando. Ofrecer regalos es bueno, pero es importante ofrecer algo que TU audiencia objetiva aprecie. Por ejemplo, a nosotros, como compañía de email marketing que somos, nos encantaría regalarte un Estudio sobre marketing móvil, realizado por nuestros amigos de Edisonda, que te ayudará a entender cómo las personas leen tus emails en los dispositivos móviles. Un regalo como este tal vez no atraiga millones de suscriptores como lo haría el último álbum de Kanye… pero, ayudará a atraer a la gente correcta.

Una vez que atraes al tipo de público adecuado para que se suscriba a tus emails, puedes fidelizarle y mantenerle interesado con dos sencillas estrategias:

  1. Coherencia
  2. Coherencia

Debes ser coherente con tu marca, visión, valores y debes ser coherente con lo que prometes desde el registro. Si prometiste un boletín mensual sobre gatitos con sombreros, por favor no envíes boletines que hablen acerca de perritos con botas. Sé que estos ejemplos son ridículos, pero también son útiles para resaltar claramente lo que quiero decir.

Por lo tanto, envía el contenido prometido, y haz los envíos con la frecuencia que prometiste. Mantener una periodicidad ayudará a fidelizar a tus suscriptores y les tendrás enganchados. Si prometes un boletín mensual, haz el envío cada 30 días, o elige, por dar un ejemplo, el último jueves de cada mes. Haciendo esto mantendrás a tus suscriptores enganchados y les crearás un hábito.

Cuando creas tus emails, debes también ser coherente con el diseño y colores. Tú sabes cómo lees tus propios emails. La regla de los 3 segundos de simpatía donde el email atrae visualmente al lector se convierte en 0.5 segundos de posibilidad de que se queden leyendo tu email. Si tus suscriptores no pueden identificar tus emails cuando revisan su bandeja de entrada, ellos no lo abrirán.

Además, el hecho de mantener la coherencia en tus emails, y no realizar cambios bruscos en el contenido, te dará la posibilidad de tener tus emails listos ¡a tiempo! Todo lo que tienes que hacer es agregar tu contenido nuevo y programar el envío. Los marketeros que realizan este procedimiento normalmente tienen sus emails hechos en menos de una hora.

¿Qué puedo llevarme de todo esto?

  1. Atrae al público adecuado a tu boletín.
  2. Se coherente con tu email en formato y estilo.
  3. Se coherente con lo que prometes, con la visión de tu negocio y la frecuencia de envíos.

Sigue estos consejos básicos, y verás cómo se eleva tu tasa de aperturas y clic, y cómo será cada vez más fácil preparar envíos.