Al igual que una estrategia de contenido viejo, es siempre refrescante ir a través de una nueva fuente de inspiración de contenido que te permitirá empezar a pensar de manera diferente sobre el contenido. Cuando arrastraba los pies a través de la magia que cambia la vida al poner orden, me sorprendió encontrar mi nueva fuente de inspiración de contenido: poniendo orden.

Y aunque me encanta ser organizado, realmente no me da mucha alegría cuando se trata de la limpieza doméstica de primavera. Lo veo como una carga anual necesaria que tiene que ser sufrida. Pero la lectura a través de las páginas de poner en orden tu armario, inmediatamente me puso a pensar en el contenido.

Cuando se trata de ropa, el libro explica en un principio que sirve como una especie de prueba de la línea de fuego de fondo para cada pieza de ropa. La idea es que la ropa inspire alegría. La mayoría de mi ropa fracasaría en esa prueba. La ropa, para mí, sólo es ropa. Pero… el contenido, es un juego diferente.

Al mirar mi juego de contenido, pienso, “¿cuál de esas piezas inspira alegría?” ¿qué pieza de estas, me inspira alegría aunque hayan pasado muchos años? Así, mientras que es obvio que no puedes eliminar contenido antiguo como puedes descartar una prenda de ropa, las partes del contenido que te dan alegría son puntos en un mapa que te guían a lo que realmente te apasiona. ¿Hay un tema recurrente que te dice más? ¿qué fue lo que sucedió en el proceso para que te animaras a realizarlo? ¿qué lo hizo tan emocionante y te hizo amar ese momento en el que reviviste cosas al leer contenido antiguo?

Puedes descubrir que el acto de colaborar te provoca la mayoría de tus alegrías. O tal vez prefieres partes técnicas, creativas o más. Al igual que con la ropa, depende de la persona, pero en cualquier caso, deberías empezar a ver un patrón en donde te estás encontrando con la alegría.

Y por otro lado, a medida que vas a través de tus contenidos, podrías ir eliminando contenido viejo. Hay una muy buena razón por la cual es posible que desees hacerlo. A medida que tu juego va creciendo con contenido, encontrarás que tu voz va cambiando junto con el calibre que un escritor o tu equipo de contenidos. Algunas piezas sólo no pueden caber más. Por lo que puedes desprenderte de ellos y seguir adelante con el contenido que te atrae y refleja lo que eres como marca.

Una tercera opción es la actualización de las piezas. Puede que odies una chaqueta, pero puede ser que ames cuando ves que la chaqueta se puede convertir en chaleco; por lo que lo modificas. Lo mismo va para tu contenido. Es posible que haya estado en el camino correcto un fragmento del contenido, pero el trabajo que pusiste en él no está a la par con lo que es ahora. En lugar de simplemente eliminarlo, puedes editarlo. Yo diría que si ya pusiste mucho tiempo y esfuerzo en una pieza y en algún momento te importó, en vez de sólo eliminarlo, mejor respira un poco agrega nuevas cosas ya que aun es un reflejo de ti y tu marca, y todavía es lo suficientemente reutilizable para que otra persona pueda beneficiarse con ella. Con la pieza de contenido a reutilizar te pudo llevar unas 4 – 6 horas realizarlo, sería una pena que acabes tirándolo a la basura como si no tuviera más ningún valor.