El Internet estaba a tope la semana pasada con el nuevo lanzamiento comercial de Taco Bell, que incluye un anuncio comercial  atacando altamente y de manera creativa a su rival de comida rápida, McDonalds. “Routine Republic“, es el nombre del pre-lanzado comercial, que se transmitió oficialmente durante 90 minutos al final de temporada de la serie The Walking Dead, fue una obra maestra de 3 minutos que mostraba una marca obsoleta “como fundamentalmente distópica”.

Gabriel Beltron, en una publicación para Adweek  titulada “Taco Bell Lanza Con Propaganda Creativa Una Guerra Fría Contra Mcdonalds”. Beltrone escribe, “afable pero intrínsecamente espeluznante es la mascota de McDonald que se vuelve a imaginar como payaso estalinista con los ojos hundidos (aunque tal vez tiene parecido más cercano a Mao).  Él gobierna sobre un pequeño ejército de seguidores sin voluntad propia y un proletariado oprimido en una ciudad enclaustrada decrépita con un aparato de seguridad fornido. Los sándwiches de comida rápida para el desayuno son su método preferido de sometimiento.
El público quedo fascinado.  Ellos pensaron que era inteligente, original y creativo. Expertos en marketing y en publicidad quedaron anonadados. Para nosotros, Taco Bell es un genio, ya que mezclo los paquetes de emoción y el movimiento con un producto. Se nos entiende como consumidores… y lo más importante, es que Taco Bell entiende la cultura..

Eso realmente se reduce a: la cultura.  ¿Quién puede ver el anuncio y no pensar en la entrevista, la reciente parodia cómica de Corea del Norte, que comenzó las guerras cibernéticas? Taco Bell lo consigue: a nadie le gusta el comunismo, las dictaduras, y lo poco original.

El comercial fue todo menos poco original. ¿Cómo se toma además una marca que rezuma diversión y juego, y es convertida en algo nefasto? Taco Bell lo hizo y de forma brillante.  Los payasos se convirtieron en soldados sin sentido extrañamente dominados- por lo que si no tenía cicatrices antes, yo ciertamente lo estoy ahora.  Incluso destruyeron la idea de una piscina de bolas, convirtiéndolo en el un último intento desesperado para que la marca pueda mantenerse contenida.

El uso del sonido era estratégico también.  Los documentales sonoros alimentados desde la Routine Republic, con la única interrupción en que la monotonía de ser la banda sonora de ‘escape’, “Blitzkrieg Bop” de los Ramones.  Después de que el siguiente sonido de distinción es el ahora ominosa campana de Taco Bell..

Es una campana. Es una campana que hemos escuchado antes, pero con la colocación correcta en el anuncio correcto, se convierte en un sonido de libertad.  Se convierte en algo con lo que nos conectamos. Se convierte en una vocación. (Si McDonalds está escuchando, tengo una idea para una campaña en contra de Taco Bell)

Esta no es la primera ronda entre los gigantes de comida rápida.  En el Huffington Post, Carly Ledbetter escribe un artículo titulado “El Nuevo Anuncio De Taco Bell Retrata a McDonald´s Como Un Estado Comunista”.  En ella, se describe cómo “los llamadas” guerras de desayuno “entre las dos cadenas de comida rápida suelen incluir algunos sarcásticos intercambios.”

Las campañas de anuncios de Taco Bell contra su rival McDonald´s, ha aumentado más allá de una batalla de las marcas y llevado sobre la faz de insultos políticos donde no es el foco de su mensaje sobre lo maravilloso que es, sino lo terrible de su oponente.  Los intercambios sarcásticos según Ledbetter se refieren a una campaña creativa de la cadena de comida rápida.  Antes de la reciente “Routine Republic”, Taco Bell secuestro a la mascota Ronald McDonald´s, reuniendo a las personas legalmente nombradas “Ronald McDonald´s” y que los hizo declarar su amor por los menús de desayuno de Taco Bell.

McDonald´s, que sostiene la parte del león del mercado de comida rápida en los desayunos, es un objetivo natural para Taco Bell.  La cadena de comida rápida “mexicana”  ha trabajado duro en los últimos años a cambio de ser para una multitud milenaria una marca de renombre. “Routine Republic” simplemente aseguró ese objetivo.  Sin embargo, no sólo se basan en un anuncio;  volvieron un comercial en cortometraje y sucesivamente en un movimiento mundial.  No acaba de ver un comercial;  fue llamado a la acción.  Taco Bell apoyó la campaña mediante la creación de su propia página de destino, el desarrollo de carteles de propaganda e incluso ofreció leales partidarios para formar un ‘kit desertor’.