Tú has hecho todo el trabajo. Has planeado y  optimizado las tasas, los clics y el rendimiento.
En aproximadamente 2 horas, vas a estar sentado alrededor de la mesa repasando los datos y tratando de ver lo bien que lo hiciste.

Aquí es donde se va a poner interesante y difícil.

Es mucho más fácil planificar de lo que es mirar los resultados, saber lo que estás buscando, y volver a planificar. Para ayudarte en este proceso, te presento una guía práctica para que te enfoques en buscar los detalles importantes durante la revisión de los datos.

Los problemas de entrega afectan al 20% de los mensajes en cualquier campaña enviada

Lo ideal sería que esto se deba hacer antes de empezar la revisión de datos de la campaña de e-mail marketing, pero nunca es demasiado tarde. Pregúntales a tus suscriptores para ver si están recibiendo tus campañas de correo electrónico. El ISP tiende a ser un problema para algunos abonados, y otros tienen tu campaña como objeto de spam en su bandeja de entrada sin ni siquiera ser consciente de ello. Trabajar con los abonados para guiarlos en lo que hay que tener en cuenta y cómo deshacerlo es vital. Que sea simple para que ellos puedan solucionar cualquier problema.

Entonces, ¿cómo exactamente puedo comprobar esto? Marcos Brownlow en Smart Insights tiene esta asesoría técnica:

“Segmenta a cada suscriptor por el dominio de la dirección de correo y comprueba las tasas de respuesta a través de cada dominio. Una tasa de respuesta inusualmente baja, por ejemplo, las direcciones de gmail.com te alerta de un problema de entrega del potencial en el servicio del correo web de Google”.

El contenido pobre es el principal factor desencadenante de las anulaciones de suscripción

No te desanimes por un suscriptor que se ha dado de baja. De hecho, podría decirse que un usuario que se da de baja es más fácil de tratar que el usuario que ni siquiera ha visto tu correo electrónico.

La cancelación de la suscripción se atribuye a una cosa y sólo una cosa: la relevancia. Esto tiene que ver cien por ciento con el contenido – y eso es algo que se puede arreglar. Observa lo que dijo tu campaña de correo electrónico específica. ¿Era divergente de otras campañas? ¿Cuál fue el comportamiento pasado de ese usuario contra el comportamiento de ahora? ¿Vio el usuario el correo electrónico? ¿Se puede llegar a ese usuario para tener una conversación personal?  Siempre recomiendo el fomento de una conversación con el usuario que se dio de baja. En un momento dado ellos se interesaron en los servicios o productos que ofreces, entonces hay que investigar por qué dejó de interesarle. Ya que en un momento se registraron puede que comenten el por qué se dieron de baja.

Si tienes varias bajas de suscripción, o algún tipo de patrón en la consistencia de bajas de la suscripción, entonces sabrás  que el problema está en la estrategia global de contenidos. Que todavía se puede resolver. Echa un vistazo en donde tu contenido es divergente en lo que ha prometido o realizado en la página web y en las redes sociales – sobre todo en lo que tienes más éxito.  A continuación, llegar a los suscriptores (y al los que se dieron de baja de la suscripción por igual) pidiéndoles que tomen una pequeña encuesta de  3-5 minutos de Survey Monkey para ayudarte a obtener una respuesta directa sobre cómo se ha perdido la marca.

La segunda y la tercera entrega de esta guía práctica seguirán la próxima semana. Hasta entonces, elabora el segmento de análisis de tus datos y haz que sea más fácil mirar hacia donde está el error y cómo se puede mejorar los resultados. Revisar los datos, la formación de una estrategia y buscar en los resultados es mucho tiempo y puede convertirse en un extenso proyecto que la mayoría de las empresas simplemente no tienen tiempo para hacer. El dividir las tareas en pequeños periodos de tiempo – por ejemplo realizar dos puntos de cada guía de la que estamos compartiendo – tú serás capaz de conquistar la primera y más difícil etapa de análisis de datos de las capañas de e-mail marketing ya enviadas.