En enero de 2005, me encontraba creando bocetos a lápiz de cómo se vería bencmarkemail.com en un futuro. Debo admitir que no era bonito. Puedo recordar que me inspiré en nuestra competencia de aquel momento. Básicamente, miraba sus procesos y encontraba la forma de cómo mejorarlos. El proceso consistía en dibujarlo en papel, escanearlo y enviarlo como un archivo adjunto de un email.

Inicialmente tomé la iniciativa en ser ordenado y trataba de explicar todo. Casualmente cuando nos sentíamos más cómodos fue cuando todo comenzó a coger forma. Nuestros desarrolladores podían crear en relativamente poco tiempo formas web en asp para que yo pudiera revisar. Yo les daba mis observaciones vía Skype (Skype fue fundada en 2003, así que en realidad somos de los primeros en adoptar esta tecnología). Seguimos utilizando este proceso en las semanas siguientes hasta que nos sentimos contentos con los resultados.

No teníamos un servidor de prueba, sólo nuestro servidor de producción. Los cambios que hacíamos quedaban en línea rápidamente. Fue un proceso muy rápido de desarrollar, pero debo admitir que nuestra creatividad en términos de hacer cosas diferentes se rezagó un poco. Nuestra tecnología en ese momento era HTML básico, SQL y formularios web, todos en un solo servidor. No quiero hablar sobre los cambios tecnológicos, ya que no es el propósito de este post. Sólo quiero mostrarte un poco  cómo hacíamos las cosas.

Las primeras conversaciones con nuestros desarrolladores fueron bastante buenas. Algunas veces la gente me preguntaba cómo me había encontrado con este equipo y sí había sido por casualidad. Honestamente puedo decir que tuve  al menos otros dos equipos, intentando que ejecutaran mis ideas. Sin embargo, las cosas fueron difíciles con mis primeros desarrolladores: la comunicación era difícil,  los arreglos eran agotadores, Skype tenía problemas, etc. Era como salir con la persona equivocada, pero intentando hacer que las cosas funcionaran. Finalmente, te rindes y sigues con tu camino.

Una vez encontré al grupo correcto, las cosas se volvieron mucho más sencillas. Ellos se comunicaban bien y hablaban español de manera fluida. Nuestros primeros desarrolladores también eran un poco personalistas. Ash, Kishore y Mark (dos hindúes y un católico) fueron capaces de crear una ola conversación y provocar buenas risas. Esta habilidad y facilidad de comunicación no son fáciles de lograr, ya que las diferencias culturales pueden ser fuertes y, por tanto, la comprensión y las risas pueden, a veces, ser difíciles de entender. Mi gente era del sur de India (Mumbai, Kerala), donde el inglés prevalece como idioma. De hecho, me habían dicho que el sur (especialmente los programadores) prefieren el inglés por encima del hindi (actualmente, los cuatro idiomas del sur son  Tamil,Telugu, Kannada y Malayalam) y esto, obviamente, fue una ventaja para mí.

El desarrollo se estaba llevando a cabo de forma suave y hacíamos un excelente progreso. Una vez que empezamos a vender el producto de forma seria en 2005, quedé convencido de que Benchmark sería un éxito. Teníamos un rápido crecimiento y los clientes acudían a nosotros.

Digresión rápida (mi argot de Internet en los primeros días se convirtió en DR, digresión rápida, ya que eso me permite una digresión en muchos puntos que necesitan considerar los desarrolladores. A ellos también les gustó, siempre y cuando no lo hagamos demasiado, como lo que estoy haciendo aquí). Debo hablar de mi primer viaje a Delhi. Estaba volando para encontrarme con Virender (en ese momento era nuestra única persona en soporte) en Gurgaon, un suburbio de Delhi. Si mi memoria no me falla, fueron al menos 17 horas de vuelo directo. Volé en un viejo e incómodo 747. No dormía nada. Mientras caminaba por el aeropuerto, vi demasiadas pistolas automáticas y guardias armados, fue toda una experiencia para mí. Pistolas enfundadas y ametralladoras en sus brazos. Un gran shock para un americano que no había viajado a esa parte del mundo.

Curt, Virender & family

Esta foto fue tomada en un viaje posterior. Es sorprendente echar la vista atrás y darte cuenta de lo lejos que has llegado… ¡Qué jóvenes eran nuestros hijos y nosotros!

El lenguaje y los aromas (amo el curry) eran extraños. La gente se vestía diferente. Recuerdo caminar por un área enorme y ver un mar de rostros y bocinas resonantes, todos esperando a alguien con letreros en hindi e inglés. Virender me encontró y me dio la bienvenida a India. Me sentí aliviado cuando finalmente nos encontramos e inmediatamente sentí tranquilidad con esta nueva tierra y mi nuevo amigo.

En mi próximo blog hablaré sobre cómo mi primer equipo y yo salimos adelante con los retos.