Un golpe fatal para la mayoría de los propietarios de pequeñas empresas es su aversión incondicional a exponerse como parte de su marca. Estos tipos, por lo general son una demostración de un hombre, que se siente cómodo detrás de su marca en lugar de en frente de ella. A pesar de lo mucho que intenta la marca tirar de ellos para colocarlos enfrente, simplemente no están dispuestos a dejar que la atención se enfoque en ellos.

Noticia de última hora: USTED ES SU MARCA.

El consumidor de hoy está preparado para querer conocer a las personas detrás de la empresa – especialmente si su negocio está tratando directamente con los clientes (B2C) más que otras empresas (B2B). Sin embargo, lo que realmente se reduce a un sentido anticuado de la privacidad y la propiedad hace que estos tipos se escondan para evitar traficantes de atención.

Y ahí es donde usted se equivoca.

No se trata de ser el enfoque de atención. Al salir como el que representa su marca se trata de reconocer la dirección de los negocios y la expectativa de la transparencia y la familiaridad de la gente. Ellos quieren conocerlo a usted y quieren saber si pueden hacer negocios con usted.

Sin embargo, ser el rostro de su marca puede ser una cosa difícil. Tiene que tener cuidado de no compartir socialmente de más, para ser siempre consciente de su mensaje y tiene que desarrollar una comprensión sensible de cómo usted y su marca se ven a sí mismos como cosas individuales.

El consejo de una de las mejores expertas viene de Shama Hyder en un artículo en Forbes titulado “7 cosas que usted puede hacer para construir una marca personal impresionante”, Hyder informa a los novatos que tienen que tener en cuenta las siguientes preguntas cuando se empieza a construir su propia marca:

  • ¿Qué le gustaría que la gente asocie con usted cuando piensen en su nombre?
  • ¿Hay un cierto tema en el que usted desea ser percibido como un experto o hay cualidades generales que usted quiera enlazar a su marca?

Ella también alienta a la gente a encontrar maneras de producir valor.  Esto es importante.  Para que usted tenga una voz auténtica, tiene que ofrecer algo de valor. Mi opinión personal sobre este tema es que el “valor” no es necesariamente el producto o servicio que usted está vendiendo, me sino es la imagen, una idea o sentimiento que crea para cuando las personas miren su producto o servicio, lo relaciones con lo bien que los hace sentir. Puede ser con videos, un blog convincente, un extraordinario perfil en Instagram, o una serie de charlas semanales, podcasts, o lo que sea. Así que yo añadí un tercer punto a lo que Shama describió en los dos puntos anteriores:

  • ¿Qué obtienen las personas cuando vienen a usted vs. Con su competidor?

Si usted no está realmente seguro de cómo responder a esa pregunta, le invito a que considere la adopción de “Una Reinvención Profesional de Auto evaluación” proporcionada por la experta en marcas y autora de Una Nueva invención de Usted (Reinventing You), Dorie Clark. Clark es recomendada por Hyder en la publicación que hizo para Forbes como un medio para ayudar a las personas a “definir su historia”, porque la narración de ustedes es tan importante como cualquier otra historia que exista.

Una vez que tenga una fuerte identidad de marca y está bien en su manera de ejecutar su estrategia de marca, implica también estar abierto a los cambios. Así como la gente cambia, las marcas cambian demasiado. Cada 5 años más o menos, deben revisar su marca para los ejecutar los cambios estéticos. Pregúntese si la imagen de su marca ya no es un reflejo de usted. O tal vez el diseño del sitio, el esquema y materiales de publicidad online están un poco anticuados. Incluso si usted está completamente satisfecho con los tres, considere que su programa de mensajería puede haber cambiado con los años y puede ser que necesite un poco de reajustes. Sea lo que sea, esté dispuesto a tomar una decisión consciente para seguir adelante y realizar los cambios correspondientes que le darán muchos beneficios.

Para concluir quiero compartirles parte de una  infografía estelar por el gurú Matt Prince, que también puede llevarse el crédito por el título de esta publicación, “Hoy en día, las empresas se están convirtiendo mucho más en el reflejo de las personas, y las personas se están convirtiendo en la esencia de las empresas.  En las palabras del gran filósofo Jay Z: “Yo no soy un hombre de negocios, soy el negocio, hombre.”