Liderazgo… un rasgo que la mayoría de nosotros aspira a poseer, pero ¿qué es realmente y cómo podemos desarrollar habilidades de liderazgo?

Incontables millones de palabras se han escrito describiendo el liderazgo, muchas de ellas contradictorias. Prefiero no contribuir a ello. En su lugar voy a profundizar en lo que es para mí el elemento más crítico.

Para lograr sus objetivos debe liderar y dirigir muchas cosas, incluyendo a otras personas, con el único propósito de lograr el resultado deseado. Dicho esto, ¿puede haber alguna duda sobre la importancia de que usted se lidere?

Quiero ser claro: Si usted no se lidera a si mismo ¿Cómo puede esperar liderar a los demás? ¿Y qué le impide hacerlo? Potencialmente, muchas cosas, pero sobre todo su actitud.

Casi perdí el último y muy importante punto de destino hasta que un día mí desafío fue liderarme a mí. Me hice un chequeo médico de rutina, y mientras mi médico y yo charlábamos, el hojeaba mi archivo, y se detuvo cuando llegó a los resultados de un análisis de sangre que me había tomado antes.

Para mi sorpresa, me dijo que los hallazgos indicaban que podría tener una afección médica suficientemente grave como para causar la muerte, o por lo menos, requerir cirugía, por lo tanto llevo un tratamiento en curso, y un seguimiento. Al instante, todos los pensamientos de todo lo demás, dejaron al instante mi mente. Estaba  enfocado en lo que el doctor había dicho, a pesar de que había muchos más supuestos y preguntas que  hechos y respuestas.

En los días siguientes emocionalmente estaba muy mal. No estaba “liderando” a nadie ni a nada, ciertamente no me estaba liderando a mí mismo. Y todo por una razón.

Actitud!

¿Cómo cambiar o controlar su actitud, sobre todo cuando la mayor parte de lo que usted está pensando proviene de su subconsciente, aparentemente está fuera de su control?

Investigando en mí libro “Las 7 claves para cambiar”, encontré algunas sugerencias muy útiles, incluyendo la depresión espiritual: su causa y la cura por el médico británico y predicador D. Martyn Lloyd-Jones. Él dijo: “La mayor parte de su infelicidad en la vida se debe al hecho de que usted está escuchándose a sí mismo en lugar de hablarse a usted mismo.”

Ese era yo. Cuando me di cuenta de que podría tener un problema, mis emociones en gran parte se hicieron cargo, desde “todo va a estar bien” a “estoy muy mal”, haciendo mucho énfasis en este último, y no lo suficiente en la primera. Fue sólo cuando obligué a mi intelecto anular mis emociones tuve la oportunidad de poner las cosas en perspectiva.

Sólo entonces podría una vez más, tomar el control.

Si tiene una buena actitud es la mejor forma, y la más lógica para tomar el liderazgo, ¿por qué no hacerlo? El problema es cómo hacerlo, y el empresario/autor W. Clement Stone ofrece consejos sobre lo que él llama “visión mental.”

Parafraseando, la persona que tiene  una corta vista mental tiende a pasar por alto los objetos y posibilidades que son distantes. Él sólo presta atención a los problemas que tiene inmediatamente a la mano y es ciego a las oportunidades que puedan ser de su pensamiento y la planificación en términos de futuro. Usted es miope, si usted no hace planes, objetivos de formulario y sentar bases para el futuro.

Por otra parte, la persona hipermétrope mentalmente está apta para pasar por alto las posibilidades correctamente delante de él. Él no ve las oportunidades actuales. Él sólo ve un mundo de sueños en el futuro, sin relación con el presente.

Cuando hablaba de mis problemas de salud, el ser clarividente mentalmente de una manera empeoró las cosas. Me concentré en un futuro que estadísticamente no era probable que sucediera. Entonces, ¿cómo detener esto?

Sólo había una persona que podía y  era yo. Tenía que demostrar mi liderazgo, ante todo por mí debía dirigirme a donde tenía  que tratar con mi crisis. En otras palabras, necesitaba hablar conmigo mismo, no escucharme a mí mismo. Una vez que lo hice, me cambié de víctima a líder con relativa facilidad. Esto me llevo a través de la cirugía y el tratamiento a recuperar mi salud. La mayor importancia, descubrí la esencia del liderazgo dentro de mí, ya que está dentro de usted.

Es mucho más fácil escribir estas palabras hoy de lo que era vivirlo hace dos años, pero después de haberlo hecho, veo más claramente cómo el fundamento del liderazgo comienza con la exigencia de que nos tenemos que liderar a nosotros mismos primero.

¿Está listo para eso?
Continúe leendo la serie Lecciones de Liderazgo en los blogs de negocios de Benchmark Email Marketing.