Cuando Gmail lanzó una nueva característica de pestañas a sus filtros de correo, puso a los marketeros a temblar. Aclamado como el “Apocalipsis del email”, el nuevo sistema creó mucho pánico y confusión. Esa confusión aún está hoy en día entre los marketeros que no han podido sacar sus campañas de email de lo que consideran la “isla de nadie” del email marketing.

Hay un par de formas para evitar esto. El primero, puedes guiar a los usuarios en cómo mover tus campañas de email de una pestaña al buzón principal. Puedes ofrecer un pequeño manual en tu blog o un video y esperar que los usuarios te sigan. O puedes aceptar y abrazar la genialidad de Gmail.

En todo el mundo son enviados cerca de 205 millones de mensajes de email todos los días. Eso son muchos mails. Para poder entender esto desde una perspectiva del marketing, tiene que entender primero a tu usuario. Las probabilidades son que tu usuario tengo una cuenta en gmail y que no está en su email tanto como tú. Asimismo no es su trabajo (como podría ser el tuyo) llegar a la bandeja de entrada cero todos los días. Como un usuario frecuente de email que está constantemente inundado y utiliza el email para el trabajo, he aquí una pequeña visión de lo que realmente está pasando.

La mayoría de los email pueden tardar entre 5 minutos y una hora en responder, dependiendo del nivel de seguimiento de trabajo que requiera, incluida la investigación de lo que el remitente está hablando. Esto toma tiempo. Y mientras estoy intentado entrar a un mail, tengo otras prioridades y distracciones. Esto significa que cualquier día no estoy nada cerca del email cero y mis mensajes de email ahora son otra tarea que necesito completar.

Tener una pestaña de “Promociones” es muy importante porque mantiene separada la información que quiero de la información que necesito responder. Gracias a la pestaña de promociones en mi Gmail, no me estoy ahogando en un mar de correos mezclados que no pueden diferenciarse entre prioridades o tipos de información.

Desde una perspectiva de marketing, vas a estar decepcionado porque tus tasas de apertura van a sufrir. Debido a que ya no tienes cabida en lo primario, no estarás consiguiendo los mismos porcentajes de apertura que tenías antes. Pero, cuando la gente reciba tus email, es mucho más probable que estén en tu página más tiempo y aumenten tus conversiones, porque ahora el usuario está enfocado en lo que tienes que decir – porque llegan al contenido a su tiempo en vez de competir contra los correos laborales a lo largo del día.

Dicho lo anterior, tampoco vas a querer que tus email sean vistos como promociones, que es el problema que yo tengo (no la pestaña en sí, pero) el nombre de la pestaña. Vas a querer que tus campañas de email queden fuera de las promociones orientadas a ventas que están a punto de empujar algo en el lector.

Puedes hacer esto al iniciar a personalizar tus campañas de email. Toma el ejemplo de los editores de revistas que empiezan cada nuevo ejemplar con una “carta del editor”. Esto personaliza el mensaje y lo conduce hacia lo que sigue. No hay razón de por qué tu campaña no puede ser personalizada. Aún si es estrictamente movido por un cupón, todavía puedes tener algo de personalización al final del correo en un banner. Ultimadamente, esto invoca un cambio cultural que hace a las campañas de email más íntimas. Si puedes crear una conexión con tu lector, tu lector volverá a buscarte en tus últimas campañas de email.

Esta estrategia también ayuda a reducir las tasas de cancelaciones en las listas de suscripción. Tengo alrededor de una cancelación de suscripción por campaña de email, hasta que comencé a enviar correos con “Mensaje de Shireen Qudosi” al principio de cada campaña. Esto aplastó completamente las cancelaciones porque ahora es personal y lo personal es un tema atrayente.