Un autorespondedor, una secuencia de emails que son enviados a suscriptores automáticamente, es una poderosa ayuda para generar ruido sobre tu producto, servicio o campaña. Si te confunde pensar cómo trabaja esta técnica de marketing digital, entonces piénsalo como si fuera una película de ciencia ficción. En una clásica película de ciencia ficción, siempre hay un primer punto de contacto. Ese es el gran asunto, pero la historia no termina ahí. Después del primer punto de contacto, hay más puntos de contacto posteriores que desarrollan la trama hasta que logras comprenderla en su totalidad.

Es todo un arte, un delicado balance entre el acercamiento y cómo se da el contacto. Un poco reflexivo y deliberado contra lo repetitivo y agresivo. En un entorno de ciencia ficción, no se ve la forma de vida inteligente alienígena donde repetidas veces insisten un contacto con los humanos. Ellos no van de puerta en puerta como los vendedores o con llamadas frías de venta.

Esto es lo que hacen en su lugar:

Primero, ellos hacen conocer su presencia. Se muestran en el cielo o anuncian sus aterrizajes con un choque. De un modo u otro, sabes que ellos están ahí y es muy claro que ya han llegado. En tu caso, ésta es la primera etapa de marketing. Usando el desarrollo de marca, conceptos básicos de marketing e incluso un poco de relaciones públicas, pero necesitas hacer conocer tu presencia.

Segundo, los aliens saben que son aliens. Sólo así es como realmente muestran mayores signos de inteligencia que la forma de vida humana. La gente, especialmente la gente de ventas y pequeñas empresas, asume que por el letrero en sus puertas que dice “abierto a los negocios” La gente va a querer su negocio. Creen que porque existen la gente va a querer hacer negocios con ellos. No se dan cuenta que básicamente son ajenos a su público objetivo. En las películas de ciencia ficción hay una sutileza en la forma que los aliens se dan a conocer o la manera en la que se involucran una vez que se toparon. Incluso el agresivo Sigourney Weaver, que se impregna como un parásito, los aliens saben que deben andar con precaución. Si es necesario apartarse para evaluar al otro o calentar y borrar el momento E.T. hay una observación que se lleva a cabo.

En tu caso, significa que vas a tener que usar respuestas automáticas con diligencia, pero gentilmente para continuar entrando como si fueras un alien para tu consumidor. Se observador y evalúa las necesidades y motivos para tu público objetivo y gentilmente introdúcete a puntos de contacto para familiarizarlos con tu producto o marca. De no hacer eso, haces que se desate La Guerra de los Mundos tipo alien, y esto no es bueno para nadie realmente.

En vez de eso, tu eres Klaatu de “El día que la Tierra se detuvo”. Sabes que los humanos son un montón de gente temerosa que no confía en los puntos de contacto solicitados. Así que en tu camino hacia los humanos deberás mostrar la primera señal de curiosidad. En nuestro caso, significa que un consumidor ha visitado tus redes sociales y tu sitio web. Tal vez se ha suscrito a tu correo electrónico o llenaron un carrito de compras sin haber llegado a una conversión realmente. Este es el primer punto de contacto. De aquí en adelante construyes ese momento con autorespondedores en mensajes de email que inicien futuros puntos de contacto.

Una buena regla general es enviarlo el mismo día en el que se inició el carrito de compra. Estás fresco en sus mentes y quieres que sepan reconocerte. A los 2 días podrías desencadenar un segundo mensaje automático para continuar la conversación. Tal vez te saltas al día 3 pero envías un empujón el día 4. Salta al día 5, pero haz caso para completar la conversación en el día 6.