Linsanity ha arrasado con la nación. Ultimamente Jeremy Lin se ha vuelto tan popular que según se cuenta, la socialité Kim Kardashian le ha pedido a su publicista concertar una cita con el “PG” sensación, de los New York Knicks. Mientras tanto en las ultimas semanas no he podido ver SportsCenter o escuchar los deportes en la radio sin oir más polémica acerca de Jeremy Lin. El mundo no se conforma. Aquellos que dudan dirán que tanta publicidad se debe a que es asiático o talvez porque fue a Harvard. Yo soy un creyente, porque mi super basketball ha sido grandemente beneficiado de estas anécdotas.Independientemente de lo que se piense de Jeremy Lin, hay mucho por aprender de su historia.

Jeremy Lin no recibió las ofertas de los programas de baloncesto más importantes saliendo de la escuela. A pesar de haber ido a la preparatoria de Palo Alto, no fue reclutado por la Universidad de Stanford. En su lugar, asistió a otra universidad, más conocida por la buena educación que por el baloncesto. Después de una carrera universitaria productiva, Lin ni siquiera fue reclutado en el draft. Así que, estuvo una temporada con los Mavs, luego encontró un lugar en Golden State, donde lucho por mantener su posición. Sin embargo ellos prefirieron dejarlo ir al igual que los Rockets. Y los Knicks casi lo dejaban ir, justo antes de que hiciera su gran jugada evasiva y después de esto lograra su inserción en la alineación titular. Ahora Lin parece no tener límites y la gente no se cansa de Linsanity.

Empezar un negocio o cualquier otra actividad productiva, no es cosa fácil. Probablemente no te sientas cómodo o tengas miedos generacionales. La gente dudará de ti, pero, lo único que debe preocuparte es trabajar duro y constantemente mejorar haciendo todo lo que este a tu alcance para probar lo equivocados que estaban todos los que dudaron de ti.
Muy probablemente no tengas éxito al primer o segundo intento, o incluso en el tercero. Lo importante de cada intento es que no dejes de aprender de tus errores y que pase lo que pase lo vuelvas a intentar cada vez mejor y con más fuerza. Mejora en cada oportunidad que tengas.

Todo lo hecho por Jeremy Lin era un golpe de suerte. Cuando Baron Davis sufrió una gravísima lesión ocasiono que durante su recuperación los New York Knicks estuvieran llegando a la cima de una temporada mediocre. Mientras tanto Lin hacía todo lo que estaba en su poder para estar preparado para el gran momento y jamás se rindió. Así que puedes hallar la inspiración necesaria en esta historia del Jugador de Base Jeremy Lin y posiblemente encuentres en ti mismo a esa súper celebridad que cautivara las audiencias y hará lo que tú nunca creíste posible.