La Navidad está ya a la vuelta de la esquina y seguramente la mayoría de ustedes se están preguntando qué sorpresas traerán las estrategias de marketing y publicidad de este año. Todo el 2016 ha sido tan excepcionalmente agotador en cuestiones de menos consumismo y más drama del mundo real que va a ser un reto y al mismo tiempo un suspiro de alivio que nos va a permitir disfrutar de lo bonito de la temporada.

Los anuncios festivos están ya empezando a aparecer por todas partes. La semana pasada, nos presentaron a la popular marca británica y el destino de compras, Marks & Spencer, los cuales compartieron con nosotros su campaña navideña. Nos platicaron que decidieron optar por el tema tradicional en donde Santa Claus entrega regalos. Sin embargo, le dieron un giro al incorporar a la Sra. Claus. Todo el anuncio se centró en una tradición muy común y querida en donde se observa a algunos niños pidiendo regalos y a Santa Claus entregándolos tal y como se esperaba. Sin embargo, abordando la ola brillante de feminismo que ha florecido en tantas áreas este año, Marks & Spencer enfocó la atención sobre una moderna interpretación feminista de la Sra. Claus y sus herramientas secretas para hacer el trabajo. Es como parte Batman, parte empresaria, pues es un lado de la Sra. Claus que nadie ha visto ni imaginado nunca.

Entonces, ¿cuál es la fórmula secreta que utilizaron? Una parte de tradición, una parte de modernismo y una pizca de feminismo. Transformar el modernismo y el feminismo en una campaña festiva es increíblemente difícil y la mayoría de la gente no podría haberlo logrado con facilidad. Sin embargo, al centrar la campaña en una de las tradiciones más tradicionales y queridas, Marks & Spencer lo lograron con éxito.

También, realizando un gran trabajo se encuentra Amazon UK. Esta empresa decidió optar por una estrategia totalmente diferente. Este año, Inglaterra ha tenido asuntos políticos que han complicado la relación inter religiosa e incluso el bien común entre la gente. Amazon UK presentó un anuncio con espíritu de buenas relaciones inter religiosas, mostrando a un sacerdote musulmán y a un vicario disfrutando de una excelente compañía que, al final  terminan comprándose el mismo regalo. El anuncio es genial, pues muestra cómo es la gente en esencia y que, al final del día, somos lo mismo a pesar de tener diferentes sistemas de creencias. De hecho, está tan bien realizado que no hubo necesidad de hacer mención a las fiestas de fin de año. Aún así, esto desencadena inevitablemente un sin fin de reacciones distintas de algunas personas que tienen su cultura madre en alta estima y sienten que se ha estado deslizando lejos de ellos conforme avanza el tiempo. Por otro lado, también creo que al no realizar ninguna mención a cerca de la temporada, Amazon UK escapa (o se exilia a sí mismo, dependiendo de cómo deseas verlo) de la temporada de Navidad reduciéndose a sí mismo a una utilidad. Al final, Amazon UK no está ni cerca de capturar el espíritu de la campaña de Google’s Reunion, donde los corazones de la audiencia fueron tocados en todo el mundo. Sin embargo, también cumple sus respectivos objetivos.

Finalmente, tenemos el anuncio de Navidad  del aeropuerto de Heathrow que cuenta la historia de dos animales de viaje: dos osos. Con su guardarropa pasado de moda, zancos y miradas de asombro, los osos expresan el espíritu de una pareja de ancianos haciendo su camino de regreso. La canción elegida empuja esa historia a lo largo del anuncio. El final es reconfortante y no lo estropearé para que lo veas. Me atrevería a decir que de los tres ejemplos, Heathrow gana el premio. Es simple y tira de las cadenas del corazón sin tratar de ser inteligente o políticamente correcto. Al final del día, eso es único que quiere la gente y al mismo tiempo resulta en una victoria para tu marca.