Entonces, usted ha estado trabajando desde su casa durante varios días y parece que todo lo que ha estado buscando en es una computadora, un escritorio y tal vez el jardin (o asfalto) fuera de su ventana. Llámelo fiebre de la cabina, domicilioitis, o lo cualquier nombre inteligente que usted quiera darle, cuando usted se siente ansioso, es el momento de salir a trabajar a otro lugar.

A menos que la playa o la piscina cuenten con Wi-Fi, usted va a tener que ir por algo más… convencional. Las cafeterías, bibliotecas o incluso restaurantes son buenas propuestas, y aquí está la manera llevar a cabo con éxito el trabajo en estos lugares a menudo llenos de gente:

  1. Planificación

    Antes de que se vaya a otro lugar a trabjar, debe planificar cual es el lugar indicado para trabajar, evitando distracciones que no lo harán productivo. Por ejemplo debe tener en cuenta ¿A quiénes se puede encontrar? ¿Empresarios o estudiantes universitarios? ¿Cuál es la velocidad de la conexión Wi-Fi? ¿Si es lo suficientemente rápida o insoportablemente lenta? ¿Cuál es el clima? ¿Si el ambiente es frio o demasiado caliente para su gusto? Si usted puede encontrar un lugar como Ricitos de Oro, donde la mayoría de sus necesidades sean satisfechas, o también desee probar un nuevo lugar para hacer su trabajo fuera de casa una experiencia enriquecedora.

  2. Organice las tareas basadas en el entorno

    Si usted trabaja de forma remota, es probable que tenga: a) que enviar correos electrónicos de respuesta, b) hacer llamadas por Skype o llamadas telefónicas, c) leer, o d) ver vídeos (de instrucción, por supuesto). En un lugar nada silencioso, como Starbucks, o incluso el espacio con más tranquilidad de una biblioteca, el ver vídeos y hacer llamadas de voz, probablemente estará fuera de lugar. Entonces, organice sus tareas que puede hacer en casa como hacer sus llamadas telefónicas, y guardar las otras cosas para trabajarlas sin ninguna dificultad fuera de casa. Asegúrese de invertir en auriculares de calidad o también en un kit de  manos libres con cancelación de ruido.

  3. Lleve dinero

    En la mayoría de los cafés y restaurantes, no se ve alguna una señal que indique que la compra de bebidas o alimentos tenga un límite de tiempo para estar en el lugar. En cambio, si usted va a estar sin pagar por algo por un par de horas, usted va a obtener malas miradas, insinuaciones agresivas pasivas, y otras pistas dándole a entender que el personal quiere que usted se vaya. No salga para derrochar todo su dinero, pero asegúrese de llevar dinero para comprar algo de vez en cuando. Además, nunca está de más preguntarle a un empleado lo que esperan de usted si usted va a trabajar durante horas y horas en el lugar. Si el precio es demasiado alto, usted no tendrá ninguna objeción para irse.

  4. Tenga listo el cargador y una conexión

    Es un hecho: el tiempo de su ordenador portátil, tablet o teléfono se va a morir sin alimentación externa. Así que cuando entre por primera vez en la puerta de su potencial lugar  de trabajo, visualice donde hay un enchufe para conenctar el cargador de sus dispositivos. En una situación ideal, se puede encontrar un enchufe junto a una mesa, una silla o incluso sofá. Sin embargo, si la única conexión lo obligaría a sentarse en un piso sucio, o todas las conexiones están cubiertas, usted tendrá que encontrar otro lugar para trabajar.

En mi experiencia, tener una sola opción para llevar su trabajo fuera de casa, no es nada recomendable. En su lugar, debe tener dos o tres lugares para que pueda ir, si su plan A no funciona, usted todavía puede tener un día productivo masivamente fuera de su dominio habitual.
Mucha suerte en su trabajo le desean los profesionales de email marketing.