Reading Time: 4 minutes

Como seguro sabrás ya, conocer a detalle a tu audiencia lo es todo cuando se trata de marketing. No solo se debe saber exactamente a quién se está tratando de llegar, sino más específicamente, sus intereses, necesidades y debilidades para en consecuencia, tener un impacto productivo.

De tal modo, identificar correctamente a tu audiencia es uno de los mayores obstáculos en el email marketing y este reto se duplica al tratar de encontrar las diferencias entre enviar un email B2C y uno B2B. Sin embargo, para resolver el misterio, se debe tener en mente la diferencia entre hablar con los consumidores frente a las empresas. Debes comprender qué motiva a cada audiencia y su comportamiento para que así, tus correos electrónicos sean más efectivos. Una vez que identifiques dichos factores, es justo ahí donde debes comenzar.

Emails de empresa a consumidor (B2C)

Piensa detenidamente en el último correo que recibiste de parte de tu marca favorita. Seamos honestos, lo más probable es que incluía una promoción especial y, por supuesto, hay una razón detrás de esto. Los consumidores responden bien a los correos electrónicos promocionales que les permiten saber cómo pueden ahorrar dinero en cosas que ya aman. De tal modo que, dicho elemento impulsado por el valor, se encuentra en el corazón de todos los correos electrónicos B2C.

De hecho, las emociones juegan un papel importante en las compras de los consumidores, por lo que tu objetivo principal al crear un email B2C es construir una conexión emocional, contando una historia que inspire algún tipo de compromiso. Las imágenes y los videos funcionan bien para este propósito, al igual que el contenido promocional mencionado anteriormente. Vale la pena  jugar y experimentar con el tono de los correos. No tengas miedo de ser un poco más gracioso o menos serio. Los consumidores adoran las marcas que son entretenidas y tienen una personalidad clara.

El ciclo de compra del consumidor: debido a que sus compras están vinculadas a las emociones, el ciclo de compra tiende a ser mucho más corto para los consumidores que para las empresas. Cuando los consumidores saben que quieren algo, no esperan mucho para comprar y si hay una promoción especial, harán la compra rápido.

Cuándo enviar correos B2C: el mejor momento para enviar emails B2C depende del producto o servicio que estás vendiendo y, aún más importante, tus métricas basadas en objetivos. No confíes únicamente en los informes externos sobre las tasas de éxito, ya que tus resultados dependen principalmente del comportamiento de tu audiencia y ésta es específica y única. Elige un día (específico) a la semana para hacer el envío de tus correos y prueba durante unos meses para ver cómo funciona. Después de este tiempo, tendrás la oportunidad de realizar los ajustes correctos y necesarios que funcionarán de acuerdo a tus necesidades.

No olvides maximizar el uso del email marketing durante los períodos de compras fuertes, como las vacaciones. Este es un buen momento para capitalizar la atención del consumidor ya que están en busca de ventas, descuentos y ofertas especiales. A su vez, esto te brindará la oportunidad de ser un poco más agresivo con tu enfoque y poder enviar correos con más frecuencia. Al final, esta estrategia también sugiere una sensación de urgencia, que se correlaciona perfecto con el ciclo de compra tan corto del consumidor.

Emails de empresa a empresa (B2B)

A todos les encanta ahorrar dinero, pero a las empresas más, pues les preocupa especialmente la rentabilidad y sus resultados. En consecuencia, los compradores comerciales deben saber que cualquier cosa que se les envíe o venda es algo que (a) hará algo que no pueden hacer, (b) facilitará sus vidas y (c) ayudará a generar ingresos a largo plazo.

El tono deberá ser más profesional que el de un correo electrónico B2C pero no descuides ni olvides el lenguaje que muestre la personalidad de tu marca. Las decisiones comerciales las toman personas para personas y el insertar un poco de ingenio y creatividad en tu mensaje B2B, ayuda a romper barreras y a que tu marca sea más accesible.

El ciclo de compra de una empresa: el ciclo de compra de una empresa es mucho más largo que el de un consumidor. Debido a que se necesitan más aprobaciones presupuestarias y a las partes necesarias para firmar nuevas iniciativas, el comprador de una empresa debe estar lo más informado posible sobre el producto o servicio en cuestión y a su vez, convencerse por completo antes de realizar una compra. A diferencia de los emails dirigidos a consumidores, los correos para empresas deben contener más contenido e información para que se sientan seguros sugiriendo tu solución a su equipo.

Cuándo enviar emails B2B: Una vez más, enviar correos electrónicos en días específicos se reduce a lo que funciona mejor para tu audiencia, así que prueba algunos días (diferentes) y analiza qué sucede. Asegúrate de que tus correos B2B no lleven una tonelada de información en un corto tiempo. Demasiada frecuencia tiende a irritar a los suscriptores de negocios y puede hacer que se sientan presionados a comprar algo que aún no están listos para comprar. Distribuye tus correos  para que envíen información valiosa con una frecuencia que funcione con el horario agitado de tu público. Esta estrategia funciona mejor con el ciclo de ventas más largo, pues permite mantenerse en la mente de los lectores mientras consideran sus opciones.

Aprovechando al máximo tus emails

Ya sean correos B2B o B2C, la mejor manera de optimizar los resultados de tus emails es crear excelente contenido que satisfaga a tu audiencia específica en el lugar donde sea que se encuentren. Así mismo, al comprender para quién estás creando contenido exactamente, obtendrás una ventaja enorme, pues darás justo en el clavo con los mensajes que envíes.