Hemos hablado muchas veces del Retorno de Inversión esperado en las campañas de email marketing. Por cada dólar invertido puedes conseguir un beneficio de 40 dólares.

Aunque amo esta estadística, creo que muchas personas pueden lograr aún más beneficio que esto. Es importante entender cómo estás usando tu campaña de email marketing antes de establecer ciertas expectativas. A continuación se presentan algunos ejemplos sobre cómo puedes usar el email marketing para tu negocio y cómo se ve cuando te esfuerzas en aumentar el ROI de tus campañas.

Para Ventas

Cuando se trata de vender o de crear emails promocionales, los números son bastante sencillos. ¿Cuánto cuesta crear y enviar un email y cuánto dinero te está generando? Si fueras una compañía de ofertas diarias, puede ser fácil. Sin embargo, cuando se trata de los hábitos de los consumidores hoy en día, esta visión puede estar en blanco y negro y necesitar un poco de color.

Aquí hay algunas cosas que necesitas tener en cuenta al tratar de aumentar el ROI para tu próxima promoción:

¿Estás enviando emails a las personas adecuadas? Muchas empresas carecen de segmentación en sus estrategias de email marketing. Si intentas enviar el mismo correo a todos los suscriptores, los resultados, seguramente, no van a ser los que esperas. Tienes que saber que no todos los suscriptores son compradores, al menos por el momento. Lo que quiero decir con esto es que algunas personas pueden no necesitar tu producto en ese momento o que se hayan suscrito a tu lista de contactos sólo porque tu blog les pareció excelente y quieren recibir actualizaciones de tus artículos.

Es importante tratar de segmentar tus bases de datos sobre los suscriptores, basándote en su comportamiento y propósitos de suscripción. Por ejemplo, para las personas que se suscriben desde tu blog, es posible que necesites agruparlas en una lista diferente de las personas que se suscribieron desde tu página de precios. Creo que este es el primer paso para tu próximo email promocional: Segmentar tus listas. ¡Esto no significa hacer trampa! Para quienes no están en tu categoría de compradores, puedes enviarles más de un correo de atracción para conseguir que acaben formando parte de esa categoría.

¿Cuáles son los puntos de venta? El otro día estaba hablando con un amigo que tenía problemas con un producto que estaba intentando promover. Había segmentado sus listas y tenía series de 3 correos para promover su nuevo producto. Todos los emails tenían la misma información y dirigían a la misma página de destino. El problema con esto es la redundancia.

Si tienes una idea para establecer una serie de emails, estoy seguro que tienes una razón para hacerlo. Las personas reciben una gran cantidad de emails. Enviando demasiados emails con la misma información sólo hará que tus suscriptores se decepcionen. Cuando se trata de promocionar un producto y quieres tener una serie de emails, asegúrate de tener razones para mandar esos correos. ¿Te estás enfocando en los diferentes puntos de venta? ¿Estás hablando de algo importante? Si ese primer email no obtuvo los resultados que esperabas, ¿qué puedes mejorar en el siguiente? Esto también es una oportunidad perfecta para aprender más sobre tus suscriptores. Teniendo diferentes puntos de venta , obtendrás más información sobre lo que le interesa realmente a tus suscriptores. Por ejemplo, si estás vendiendo ordenadores, puedes crear  tres emails diferentes que se centren en los ordenadores para juegos, para el colegio y para el trabajo. Esto te ayudará a crear más segmentación entre tus suscriptores, lo que aumentará la tasa de participación en un futuro cercano.

¿Dispones de un proceso fluido de compras? ¿El proceso de compra es fácil para tus suscriptores? He visto casos en los que las empresas tienen reglas complejas o simplemente no tienen un proceso fácil y fluido de comprar. Para este último caso, el error más común que veo es la creación de un email que promueve un producto o servicio, pero la llamada a la acción acaba dirigiendo al suscriptor a la página principal. Es importante usar páginas de destino para mantener el flujo de venta. Usando estas páginas de destino puedes centrarte en la promoción y obtener una retroalimentación específica para mejorar tu próxima promoción. Si mandas a tus suscriptores a tu página de inicio, es posible que se distraigan con otras áreas de tu sitio y acaben olvidando por qué llegaron a tu sitio inicialmente.

En lo que respecta a la creación de pasos fáciles que lleguen a canjear la promoción, asegúrate de usar tus canales correctamente. A menudo las empresas tratan de incluir todo en un mismo email. Recuerda que tienes una oportunidad de menos de tres segundos para generar interés en tu lector. La promoción necesita un WOW que les mantenga intrigados y les haga hacer clic sobre la llamada a la acción. Una vez que tienes a los suscriptores en tu página de destino, tienes más oportunidades de explicarles los pasos o reglas para calificar. Piensa que tu email es una puerta de entrada a la promoción, no la promoción en sí.

Medible. ¿Cuál es el objetivo? Para este último punto, quiero recordarle a cada marketero que debe medir cada cosa que haga. Es fácil perderse en la idea enviar únicamente emails y mandar a la gente a tu página de destino. Si tus resultados se fijan sólo en ver los números de ventas, no vas a saber por qué tus ventas van hacia arriba o hacia abajo… Si tu campaña de  marketing incluye estrategias en canales múltiples, asegúrate de establecer metas específicas y objetivos generales para que los esfuerzos en tus campañas de email valgan la pena, y, por supuesto, lo mismo para los otros canales implicados, pero asegúrate de mantenerlos separados. Haciendo esto conseguirás entender el verdadero valor del email marketing. Si no alcanzas tus objetivos, los hitos deberían ayudarte a entender cómo mejorar tu próxima campaña.

¿Puntos clave? Divide y conquistarás.

Estas son las sugerencias que cualquier marketero puede seguir y poner en práctica en sus propias estrategias. Hoy en día, los clientes llegan y se suscriben a muchos de tus canales: tu sitio web, mensajes por email, redes sociales, etc. Asegúrate de establecer caminos claros para cada uno, mide por etapas y ¡mantén la concentración! Si pones todo junto, los suscriptores se volverán locos y tú y tu equipo acabaréis decepcionados.