Diversos gerentes de marketing ven las campañas de correo electrónico como entidades independientes que necesitan de una administración de tiempo completo. De hecho, algunas compañías tienen a un gerente enfocado únicamente en este tipo de campañas. En la mayoría de los casos (probablemente debido a la falta de entendimiento o de recursos), el email marketing es visto sólo como un gancho en toda la estructura del marketing.

Aunque es posible hacer esto, podrían surgir problemas si el correo electrónico no es manejado como sistema independiente. Cuando no es tratado de dicha manera, será muy fácil sucumbir en la práctica de los errores más comunes que ocasionan cuellos de botella en tu juego de marketing.

A continuación, se exponen algunas de las formas más comunes en que esto puede suceder:

Campañas de Alta Difusión

Podría parecer muy poco probable que una campaña amplia pudiera crear un embudo, sin embargo, la posibilidad es muy elevada. Cuando se habla de campañas amplias, es hablar de mandar spam, ya que el contenido no se puede adaptar a diferentes audiencias. De igual manera, la información también será engañosa ya que, o será demasiada o la distribución de datos se dividirá en diversas variables. Por otro lado, resultará mucho más efectivo mandar los emails a una lista segmentada de personas para que la campaña pueda ser relevante para cada uno de los grupos. En caso de que tengas que enviar una campaña a toda tu lista, entonces, como mínimo habrá que segmentarla basada en las mejores prácticas y patrones de comportamiento. Puedes dividirla de acuerdo a segmentos demográficos, hábitos de compra, temas de interés, preferencia de estilo o por el ciclo de vida del consumidor. Nótese que el mensaje no está cambiando, solo estás haciendo un mejor trabajo al hablarle a cada público en un idioma que va a entender mejor. Esto permitirá que la información regrese segmentada, la cual será mucho más fácil de analizar y juntar de nuevo en una sola pieza.

Campañas No Solicitadas

Si apenas estás empezando a construir tu base de datos para tus campañas de email marketing, mandarlo a las personas que aún no lo solicitan o no están suscritas creará reacciones negativas, ya que se estará lidiando con un público molesto. A su vez, esto ocasionará menos visitas a tu sitio y tasas de abandono de suscripciones muy altas. De hecho, a nivel empresarial, donde los reportes financieros son importantes para inversionistas y/o posibles inversionistas, esta práctica llegará a sesgar los informes de manera desfavorable. Así que si bien puede ser agradable pensar que tienes 200 suscriptores más esta semana, la verdad es que cuando los inversionistas vean la información no les será de mayor importancia.

Teniendo en cuenta lo anterior, lo que sí puedes hacer es aprovechar los suscriptores que no sabías que tenías en LinkedIn. Existe una manera de extraer dichos contactos para importarlos en una pequeña lista. Este procedimiento se puede realizar varias veces a través de toda la compañía con cada una de las cuentas de los inversionistas. Incluso, puedes llegar a utilizar los contactos de la cuenta del CEO para mandarles tus campañas de correo electrónico. Esto tendrá como consecuencia un impacto positivo ante la audiencia.

Comprender cuáles son los disparadores o generadores de cuellos de botella te ayudará a ser una mejor empresa. Cuanto más puedas predecir lo que va a ser un obstáculo en tu capacidad de hacer negocios, indiscutiblemente serás mejor, ya que actuarás de una manera proactiva y no reactiva una vez que el embudo se haya creado.