Cuando te registras para obtener un servicio de email marketing, eliminas una gran cantidad de problemas técnicos que surgen a la hora del envío de los correos electrónicos a los suscriptores. Sin embargo, no importa el tipo de servicio al que te hayas registrado, ninguno puede garantizar una entrega del 100%, pues hay demasiadas variables que interfieren tanto del lado del emisor como del receptor. Siendo honestos, lograr el 100% de entregas exitosas es casi imposible. Entonces, ¿cómo mejorar la entrega de emails?

La entrega exitosa de correos es un proceso complejo que requiere de pruebas y control del extremo del remitente. Por ejemplo, si te suscribes a un servicio como Benchmark Email (o algún similar), éste se encargará de los aspectos técnicos que surjan durante el envío. Entre los problemas que destacan se encuentran el puntaje del remitente, la autenticación, ciclos de retroalimentación, entre otros. En consecuencia, revisar diversos factores (del lado del emisor) pueden ayudar a mejorar la entrega de correos electrónicos.

Así mismo, revisar tu puntaje de emisor será importante. Anteriormente mencioné que si te registras en un servicio lo harán por ti y así será. Los más básicos te proporcionarán direcciones IP que serán compartidas con usuarios que hayan contratado el mismo nivel de paquete o servicio. De este modo, el puntaje será administrado por el servidor. Tu puntaje lo podrás revisar con frecuencia (es lo recomendado) a través del sitio Return Path, el cual se dedica a medir puntajes a través del historial de tu correo. El buen desempeño y manejo de tu email será crucial para obtener un buen puntaje de envío. Dicho esto, podemos pasar al siguiente tema: tu lista.

Tu lista de contactos es el recurso más importante para el email marketing. No solo por la cantidad, pues también implica el nivel de compromiso de los mismos. Anteriormente, ya analizamos que tu puntaje de emisor dependerá de qué tan bien manejes la cuenta de correo, entonces, tendrá sentido empezar por tus suscriptores. Tener contactos que rebotan y/o no abren tus correos constantemente, es el equivalente a un cáncer. Esto llevará tu calificación de emisor directamente hacia abajo hasta que te deshagas de ellos o como mínimo, dejarles de mandar correos con regularidad. Una vez que hayas limpiado tu lista de contactos, lo que deberás hacer a continuación, será filtrar los contactos entrantes que, por lo general, se quedan ahí esperando. Los métodos de doble opt-in para los formularios de registro se recomiendan ampliamente, ya que elimina inmediatamente a los contactos que solo se suscribieron por un concurso o premio. También deberás mandar correos con cierta periodicidad; nunca más, nunca menos.De igual forma, se recomienda segmentar a los contactos a los cuales les enviaras información diaria, semanal o mensual. Por cierto, hablando sobre este tema, también deberás segmentar de acuerdo a la información que tienes acerca de tus contactos.      

Para todos aquellos usuarios experimentados en la materia que compran direcciones IP y/o incluso utilizan su propia tecnología para enviar los mensajes de correo electrónico, tengo un consejo para ustedes. Cuando compren una dirección IP nueva o estén empezando de cero, será crucial “calentar” su dirección IP previamente y comenzar lentamente la rampa de los envíos. Este proceso resultará importante debido a que las direcciones IP nuevas no tienen reputación. Al igual que en el atletismo, se necesitará de unas sesiones previas de práctica antes de la competencia. Estrangula tus correos electrónicos inservibles y comienza a enviar correos lentamente a tus contactos para construir tu reputación. Una vez que ya la hayas construido, podrás empezar a mandar emails a más velocidad. Si comienzas a tener rebotes “diferidos” será el momento de alentar nuevamente el paso, ya que los servidores empezarán a rechazar tus correos debido a que vas muy rápido. Podrás tener conocimiento de la situación cada que revises tus registros de rebote.  

Por último, pero no menos importante, será utilizar el “Sender Policy Framework”, también conocido como la publicación de un registro SPF. En pocas palabras, un registro SPF es establecer que dicho servidor de correo electrónico o dirección IP, será utilizado para el envío de mensajes de correos electrónicos para dicho dominio. Esta herramienta será muy útil si es que estás utilizando un servicio para mandar tus campañas de email marketing. Algunos servicios no lo mencionarán, sin embargo, habrá otros que lo necesitarán. Esto será difícil de completar, ya que no involucra tu sitio web ni el servidor DNS. Al hacer esto, se autoriza a los servidores de servicios de email enviar correos electrónicos en nombre de tu dominio, o cualquier otro dominio al que pertenece la dirección de correo. Si llegas a tener alguna dificultad para publicar un registro SPF, habla con tu webmaster o tu servicio de hosting, como GoDaddy.