El mes pasado, Gmail lanzó nuevas funciones para el uso de correo electrónico. Entre las más destacadas se encuentran tipografía, estilo, accesibilidad CSS y como plus, un equipo de soporte que ayuda a integrar a los usuarios a dichos cambios. Suena a mucha tecnología nueva, sin embargo lo que es importante mencionar es que Gmail ha actualizado su sistema de correo electrónico para que éste sea más interactivo.

Permítanme explicar mediante una recapitulación al pasado. Cuando las redes sociales alcanzaron el clímax, la gente pensó que el correo electrónico estaba muerto. Y bueno, no fue así. Mientras más crecían las plataformas de redes sociales, más se desconectaba el usuario debido a una confusión entre las miles de plataformas que estaban compitiendo por su atención. Pensarás que Facebook y Twitter siguen dominando junto con Instagram, pero analicémoslo rápidamente. En la actualidad, Facebook enfrenta problemas de controversia por censurar contenido y perfiles cada vez más. Por su parte, la semana pasada Twitter fue víctima de una serie de hackeos globales que provocaron el acceso limitado a los usuarios. Y, finalmente, Instagram que consiste en un lugar bonito para publicar imágenes sin posibilidad de generar contenido serio. Debido a esto, el correo electrónico subió a la superficie nuevamente como herramienta importante y viable.

Hoy en día, lo mismo está pasando con las aplicaciones para teléfonos inteligentes. Existen demasiadas. Además, éstas se encuentran yendo hacia el mismo rumbo que las plataformas de redes sociales en su momento. Solo puede haber una, y al parecer, es el email. De hecho, el correo electrónico a través del móvil es el método de comunicación digital preferido pasando por encima de portales de correo electrónico de escritorio.

Incluso, se han referido al correo electrónico como el duradero “caballo negro” ya que, en la era de la tecnología cambiante, el correo electrónico todavía domina. Es decir, eres dueño de tu correo electrónico (lo cual no puedes decir de las plataformas de redes sociales o aplicaciones móviles). Es importante mencionar que también se comenta que los correos electrónicos aumentaron sus capacidades interactivas señalando primeramente el mito.

MITO: “Dado que los correos electrónicos no tienen JavaScript (el lenguaje de programación detrás de la mayoría de las interacciones web) nos lleva a pensar que los correos electrónicos son un canal de lectura de un solo sentido; buenos para compartir llamados a la acción que lleven a la gente a tu sitio web”.

REALIDAD: “Lo que la mayoría de la gente no se da cuenta es que CSS3 permite interacciones básicas (como cambiar las pestañas) sin ningún tipo de JavaScript. Mark Robbins de RebelMail describe una técnica llamada “Punch Card Coding” que utiliza únicamente CSS para permitir a los usuarios hacer clic en botones que puedan cambiar lo que ven en la pantalla (esencialmente por tener cada cosa como una “pestaña” diferente).

Si todavía suena completamente extraño, échale un vistazo a este ejemplo que habla sobre cómo la información de la pantalla y la imagen pueden cambiar en tiempo real sin que tus usuarios tengan que hacer clic en un botón y volver a encaminarlo a otra página. Si tomas en consideración que actualmente hay un billón de usuarios de Gmail a partir de febrero de 2016 y que, 90.7 millones de ellos utilizan la aplicación de dicho servidor, estás ante una manera infalible de vender.