Hace unos cuatro meses, estaba realizando mis ejercicios matutinos en la máquina del gimnasio. Una práctica que no me gusta para nada. A diferencia de mi esposo Curt, a quien considero atlético, en forma y competitivo, yo debo decir que no cumplo esas cualidades y que veo el ejercicio como un mal necesario (Solo espero estar en forma algún día para poder celebrar mi 90 cumpleaños, tal y como lo hemos hecho con mi padre).

Denise's father Frank

Nuestra familia viajó desde diferentes lugares para celebrar el 90 cumpleaños de mi padre Frank.

La única forma de sobrellevar los 45 minutos de agonía en el gimnasio, ha sido encontrar una forma de divertirme. Esto lo hago viendo videos acerca de negocios y desarrollo personal, mientras llego al nivel 5 de la cinta de correr. Esa mañana de hace ahora cuatro meses, me encontraba viendo un video del Growth Institute de Paul Akers, llamado Dos segundos Lean. Debo decir que me impactó la forma en la que hablaba acerca de la simplicidad del proyecto.

El proyecto Lean, iniciado por Toyota, habla acerca de la eliminación del desperdicio y el enfoque en la mejora continua. Dos segundos Lean, es un concepto aún más simple. Tan solo requiere que cada persona del grupo realice una mejora de dos segundos cada día, tal y como afirma Paul.

Solo darme una mejora de dos segundos al día. Eso es todo lo que pido, una mejora de dos segundos. No existe una persona sobre la faz de la tierra que no pueda mejorar algo por dos segundos.

De camino a casa, le dije a Curt que acababa de ver el video más impresionante que jamás había visto y que él debía verlo también. Después de tanta insistencia, aceptó verlo conmigo en la hora del almuerzo. Curt fue cautivado de inmediato y, deben creerme, él no es del tipo de personas que se dejan impresionar fácilmente. Nuestro siguiente paso fue compartir el video en nuestra reunión semanal de líderes.

El equipo al ver el vídeo también quedó encantado por las palabras de Paul y creyeron que Benchmark podría beneficiarse con la implementación del proyecto Lean. Sin embargo, aún teníamos que presentar la propuesta a nuestro grupo de líderes internacionales. Teníamos que asegurarnos que el concepto Lean funcionaría a través de nueve idiomas, nueve oficinas y diversas culturas.

Compartimos el video de dos segundos Lean en nuestra junta semestral internacional realizada en las oficinas de Los Alamitos, y tuvimos una abrumadora cantidad de respuestas positivas de nuestros líderes internacionales.

Leí el libro de dos segundos Lean, y también lo compartí con el grupo de líderes. Cuanto más hablábamos del tema, más seguros estábamos de poner en marcha el proyecto Lean para Benchmark.

Este blog es el primero de una nueva serie que narrará el proceso Lean. Compartiré las victorias y los retos. Con este proyecto, tenemos la intención de ayudar a las organizaciones que se encuentren interesadas en implementar el proyecto Lean, sin importar si son empresas de softwares como nosotros, o sin fines lucrativos, o incluso emprendedores.

Una vez un amigo comentó un dicho personal, dijo: “hazlo en grande o vete a casa” ¡creo que ha llegado el momento de un nuevo lema!