Después de todo el sudor y las lágrimas que has dedicado a elaborar un email valioso para tus suscriptores, por fin ha llegado el momento de dar click en el botón de envío. Pero, después de enviarlos, una gran parte de tus suscriptores acaban por no recibirlos y visualizas una tasa de rebote alta.

Los correos electrónicos rebotados no son una novedad en el marketing. Ya sea que tus suscriptores ya no tengan acceso a sus correos o que el servidor esté en mantenimiento.

Cuanto mayor sea la tasa de rebote del correo, más posibilidades tendrás de perjudicar la entregabilidad de tu correo electrónico. Según un estudio, el punto de referencia aceptado para la tasa de rebote es alrededor del 2%. Esto significa que por cada 100 emails que envíes, es normal que te devuelvan dos.

Mientras tanto, si tu tasa de rebote de mail es superior al 5%, es hora de reducir esa cifra a un rango más saludable tomando algunas medidas. Afortunadamente, reducir la tasa de rebote no tiene por qué ser un problema.

Vamos a profundizar en todo lo relacionado con la tasa de rebote de email, incluyendo algunas formas poderosas para asegurarse de que aterrizan sin problemas en las bandejas de entrada de tus suscriptores.

¿Qué es la tasa de rebote del correo electrónico?

Es el porcentaje de los correos electrónicos que se han enviado que no han podido llegar a la bandeja de entrada del destinatario, o incluso al correo no deseado y en su lugar, fueron devueltos como no entregables.

Ahora bien, es posible que se trate de un rebote “suave”, es decir, que el correo electrónico no haya podido entregarse por razones posiblemente temporales, como una bandeja de entrada demasiado llena o un mensaje demasiado grande.

En ese caso, el servidor hará un intento posterior (o varios) con la esperanza de que se entregue.

O puede tratarse de un rebote “duro”, lo que significa que el dominio de correo electrónico ya no existe, la cuenta ha sido cerrada o la dirección contiene un error tipográfico, y el mensaje nunca podrá ser entregado.

Un rebote duro es un problema de entregabilidad permanente.

Cada correo electrónico devuelto tiene un efecto en la tasa de rebote, ya que la tasa se basa en un porcentaje. Por lo tanto, si envías 1.000 correos electrónicos y 100 son devueltos, tienes una tasa de rebote del 10%.

¿Cómo afecta la tasa de rebote a la entregabilidad del correo electrónico?

Si envías 100 correos electrónicos y 2 de ellos rebotan, tienes una tasa de rebote del 2%, que está en línea con la media y no es demasiado preocupante. Sin embargo, cualquier tasa superior al 5% es definitivamente motivo de preocupación porque cuanto más alta sea la tasa de rebote, más afectará a la capacidad de entrega general.

Los proveedores de servicios de email consideran que una tasa de rebote alta es un indicio de malas tácticas de marketing o de contenido de baja calidad, y es más probable que envíen tus correos a la carpeta de spam en el futuro, incluso en el caso de los usuarios que suelen abrir e incluso hacer clic en los enlaces de tus mensajes.

Esto puede tener un efecto devastador en tus índices de participación, de clics y, en última instancia, en tus ventas.

La capacidad de entrega es crucial para el éxito del marketing por email.

Además de que un correo electrónico no entregado es una oportunidad perdida para la conversión en la línea, cada correo rebotado individualmente aumenta tu tasa de rebote y amenaza tu reputación digital.

Por lo tanto, vale la pena el esfuerzo para reducir tu tasa siempre que sea posible.

Consejos para reducir la tasa de rebote en el correo electrónico

1. Actualiza y limpia tu lista de emails regularmente

Una de las razones más comunes por las que los correos electrónicos rebotan es que un suscriptor ya no tiene acceso a la cuenta.

En esta situación, puedes evitarlo actualizando tu lista con regularidad y asegurándose de que los correos electrónicos que rastreas están basados en permisos. Esto no significa que tengas que eliminar las direcciones de correo de esa lista y construir una nueva desde cero con regularidad.

Se trata de deshacerse de los usuarios inactivos y de los suscriptores que nunca han abierto tus correos electrónicos para mantener tu lista sana y activa.

De esta manera, te resultaría mucho más fácil centrarte en los suscriptores que realmente tienen interés en tu marca y en tus campañas por email.

Ten en cuenta que con la actualización de iOS 15 de Apple esto puede ser más difícil de rastrear, pero todavía puede ser un método utilizado en los suscriptores que no son usuarios de Apple.

A continuación se presentan algunas formas útiles de actualizar y limpiar constantemente tu lista de correo electrónico, incluso si no tienes información fiable sobre la tasa de apertura debido a iOS15:

  • Solicita comentarios sobre cada correo electrónico que envías para saber qué dirección de correo vale la pena mantener
  • Pide a tus suscriptores que te avisen si algo cambia con encuestas o formularios.
  • Solicita otro opt-in para los suscriptores menos comprometidos.
  • Haz que sea fácil darse de baja para que los suscriptores poco comprometidos no tengan que denunciar tus correos electrónicos porque el proceso es demasiado difícil.
  • Asegúrate de que todos tus formularios de suscripción estén basados en permisos.
  • Indica en el formulario que, al proporcionar sus correos electrónicos, los clientes te dan permiso para ponerse en contacto con ellos. Esto ayudará a asegurar que aquellos a los que te diriges realmente quieren saber de ti.

2. Evitar alertar al temido filtro de spam

Un informe muestra que más del 80 por ciento de los correos electrónicos diarios son spam, lo que resulta en un estimado de 140 mil millones de correos electrónicos de spam enviados cada día.

Por lo tanto, no debería sorprender que tus correos electrónicos rebotados acaben en las carpetas de spam de los suscriptores.

La razón es que el filtro de spam ha detectado tus correos electrónicos como spam e incluso puede estar cayendo inconscientemente en ellos.

Sin que lo sepas, es posible que hayas incluido algún contenido o incluso frases en tus correos  que hagan que el filtro de spam te identifique como spammer.

Imágenes rotas, demasiados enlaces, términos inapropiados pueden poner fácilmente en alerta roja al detector de spam.

Los correos electrónicos mal estructurados y con un formato terrible también pueden acabar en la carpeta de spam.

Estos son algunos consejos prácticos para evitar que los correos electrónicos vayan a parar al spam y maximizar su capacidad de entrega:

  • Utiliza una dirección IP de confianza para enviar tus correos electrónicos.
  • Prueba siempre una nueva dirección IP con un volumen de envío bajo antes de enviar muchos correos electrónicos a la vez con ella.
  • Presta atención al formato, el contenido y el diseño de tu correo electrónico.
  • Evita siempre incluir elementos relacionados con el spam y trata de no poner todo el contenido en un solo correo electrónico.

3. Implantar el doble opt-in en los registros

Cuando tengas configurado el doble opt-in para los nuevos suscriptores, éstos no se añadirán a tu lista hasta que hayan confirmado su dirección de correo electrónico haciendo clic en el enlace de tu correo de confirmación.

Esto elimina el riesgo de recoger direcciones de correo falsas o con errores tipográficos, lo que a su vez reduce la posibilidad de un futuro rebote.

Este método también asegura que tus suscriptores realmente quieren saber de ti, lo que puede ayudar en otras áreas, como la reducción de las cancelaciones de suscripción y la posibilidad de ser marcado como spam en el futuro.

4. Incluye un Captcha fiable en tu formulario de registro

Si está plagado de registros de bots, un captcha – esas pequeñas casillas que permiten que un formulario sepa que eres humano, a veces incluyendo una prueba visual que es difícil de pasar para los ojos no humanos – es una gran opción.

Esto no eliminará los errores humanos, como las erratas, pero agilizará tu lista y la mantendrá a salvo de los registros de spam.

5. Utiliza tu propio dominio verificado y personalizado

Considera la posibilidad de invertir en un dominio privado o un dominio personalizado propio que represente a tu organización y evita utilizar dominios gratuitos como Gmail o Yahoo. Un dominio personalizado no sólo te hace más profesional y autorizado, sino que también te ayuda a indicar al servidor de correo electrónico receptor que eres un remitente legítimo, lo que puede facilitar que tus correos electrónicos lleguen a las bandejas de entrada de los suscriptores.

Después de obtener tu propio dominio personalizado, es crucial autenticarlo o verificarlo. La autenticación del dominio te ayuda a verificar que el dominio utilizado en tu dirección de correo electrónico está bajo tu control. De esta manera, puedes evitar que otros envíen correos electrónicos en tu nombre sin tu permiso, ayudándote a proteger a sus suscriptores de estafas de phishing, ataques y spammers.

Hay tres métodos principales de autenticación de correo electrónico para reducir su tasa de rebotes:

  • Marco de políticas del remitente (SPF). Se trata de un mecanismo que especifica los servidores/hosts específicos autorizados a enviar un correo electrónico para un dominio en tu nombre.
  • Correo Identificado con Clave de Dominio (DKIM). Utiliza una firma cifrada para verificar si el remitente del correo electrónico es quien dice ser. También da la clave al destinatario para que compruebe sus registros DNS.
  • Informe de autenticación de mensajes basado en el dominio y conformidad (DMARC). Compila las señales de SPF y DKIM para identificar con precisión si un correo electrónico está autorizado o no.

6. Confía en las pruebas de división A/B

No todos los correos electrónicos funcionan y se crean igual. Algunos de tus correos electrónicos pueden darte un mejor resultado que otros. Es por eso que necesitas para probar qué líneas de asunto, botones CTA, copia de correo electrónico, el contenido que sus suscriptores se comprometieron con la mayoría de las pruebas de división A / B.

Para hacer un test A/B split, debes crear dos versiones de un email para ver cuál tiene mejor rendimiento y ver si te ayuda a reducir tu tasa de rebote.

Con la comparación, obtendrás una visión sólida de las áreas en las que debes redoblar esfuerzos o en las que necesita algunas mejoras.

Estos son algunos de los elementos a los que debes prestar atención mientras realizamos las pruebas A/B para poder mejorar constantemente la calidad de tu correo electrónico y minimizar la tasa de rebote:

  • La longitud de las líneas de asunto
  • El orden de las palabras
  • El contenido del correo electrónico
  • Contenido visual (incluyendo infografías, fotos, vídeos explicativos, etc.)
  • Los botones o el texto de las llamadas a la acción

7. Prepárate para los cambios

Es habitual que las personas se inscriban con un correo electrónico del trabajo (y luego dejen ese trabajo) o que ajusten su dirección de correo electrónico personal cuando cambian de nombre (como resultado de un matrimonio o algún otro cambio de vida).

Es una buena idea comprobar con los suscriptores una vez al año para confirmar su información de contacto y asegurarse de que cambiar su correo electrónico es fácil e intuitivo en el perfil de la cuenta.

8. Manténte visible con un alcance consistente

Una de las razones más comunes por las que los correos electrónicos acaban bloqueados o enviados a spam es que el destinatario no reconoce al remitente. Si tus suscriptores no han tenido noticias tuyas en seis meses, probablemente ya no estén interesados en lo que tienes que decir, e incluso podrían haber olvidado quién eres.

Mantén  una cadencia constante de mensajes para evitar que eso ocurra.

Para terminar:  Controla la tasa de rebote y la capacidad de entrega de tu correo electrónico

Una tasa de rebote de correo electrónico más alta no sólo perjudica la capacidad de entrega de correo electrónico en general, sino que también perjudica la reputación como remitente. Si no prestas atención a la tasa de rebote y a la entregabilidad de tu correo electrónico, verás una disminución en los niveles de compromiso, en las tasas de apertura y en las tasas de clics, todo lo cual puede conducir a un menor número de ventas.

Esperamos que las mejores prácticas mencionadas anteriormente te permitan comprender cómo crear correos electrónicos que lleguen a las bandejas de entrada de tus suscriptores para que puedas cosechar todos los beneficios que mereces de tus campañas de marketing por email.

¡Mucha suerte con tu próxima campaña de email marketing!

Biografía del Autor

Andre Oentoro es el fundador de Breadnbeyond, una galardonada empresa de videos explicativos. Ayuda a las empresas a aumentar la tasa de conversión, cerrar más venta y a obtener  un ROI positivo con sus videos.