Reading Time: 4 minutes

Todos sabemos ya que se necesita mucho trabajo para implementar un plan de marketing. Desde la planificación hasta la ejecución, tu equipo tiene que invertir muchas horas y esfuerzo para elaborar una estrategia que pueda llegar a tener éxito y por esta misma razón, es por la cual es tan fastidioso dicho proceso.

De hecho, una estrategia de marketing fallida suele ser el resultado de tres errores comunes, que al identificar cuáles son, podrás evitar cometerlos. A continuación repasamos cuáles son esos tres errores para que puedas diseñar una estrategia que los evite y así, ver éxito en tus esfuerzos de marketing.

1.No identificar claramente tus objetivos

El marketing es el fin de un medio. Pero si no estás realmente seguro de lo que estás tratando de lograr, ¿cómo vas a optimizar tus esfuerzos para llegar allí?

Los objetivos que elijas para tus esfuerzos de marketing deben ser específicos, medibles y alcanzables. En lugar de centrarse en algo demasiado amplio como “aumentar los ingresos”, divide tus objetivos más grandes en objetivos pequeños que sirvan como peldaños hacia esa empresa más ambiciosa.

Entre los objetivos de marketing más comunes se incluyen:

A- Ampliar la exposición y aumentar el conocimiento de la marca entre los nuevos clientes

B- Generación de nuevos leads

C- Conversión de más prospectos en ventas

D- Incremento de SEO y ranking de páginas

E- Mejora de las relaciones con los clientes

Cada uno de estos objetivos está vinculado a prácticas de marketing específicas que los hacen alcanzables para equipos de todos los tamaños. La clave es saber exactamente lo que estás tratando de lograr en primer lugar para que puedas enfocar tus esfuerzos en la dirección correcta.

2-No usar las métricas correctas

Si no describiste claramente tus objetivos, es probable que también estés utilizando las métricas incorrectas para medir el éxito e incluso, si definiste claramente tus objetivos, es posible que todavía estés buscando resultado en los marcadores de rendimiento incorrectos.

Evaluar las métricas correctas es crucial para un plan de marketing exitoso. Si estás buscando datos incorrectos o simplemente no estás muy seguro de qué hacer con los datos que tienes, entonces terminarás perdiendo información clave que te dirá si estás dentro o fuera de carrera.

Entonces, ¿qué métricas deberías utilizar? Esto es lo que debes medir en función de algunos de los objetivos comunes mencionados anteriormente:

Conocimiento de marca y generación de nuevos clientes potenciales: observa el tráfico de referencia, el tráfico orgánico y la cantidad de nuevos clientes potenciales que se generan a partir de tu contenido cerrado y cuántos se inscriben a tu boletín de marketing por correo electrónico.

Más ventas: observa tus tasas de conversión, el puntaje promedio de clientes potenciales y la tasa de cierre de tu equipo de ventas.

SEO: observa la visibilidad de búsqueda, las clasificaciones de palabras clave y el tráfico de búsqueda orgánica.

Relaciones con los clientes: consulta las referencias, los reviews de los clientes y la vida útil promedio de cada cliente.

Cuando te concentras en las métricas correctas, te aseguras de prestar atención donde realmente cuenta. Al mismo tiempo, tendrás mejor oportunidad de ver dónde y cómo modificar tu plan de marketing.

3-Te faltó consistencia

Un plan de marketing no es único y en realidad nunca está terminado. El marketing verdaderamente efectivo se reduce a la consistencia, es decir, a través de intentos de publicidad pagada, marketing de contenido, marketing por correo electrónico, etc. Sin embargo, si saltas de estrategia en estrategia, no le estás dando a tu equipo la oportunidad de ver qué está funcionando y qué no. También corres el riesgo de confundir a tus clientes.

En esencia, el marketing se trata de controlar la conversación en torno a tu marca. Deseas establecer el diálogo en términos de tu identidad y tus valores y hacer que esas ideas y valores sean una parte central de cómo los clientes actuales y potenciales te perciben. Si no estos elementos no son coherentes con tu marketing, no estás fortaleciendo los mensajes de tu marca. Esto abre las puertas de la competencia y al mismo tiempo  se logran nublar las percepciones que otros tienen de ti.

Cuando estés en proceso de creación de tu plan de marketing, siempre ten en cuenta la consistencia. ¿Cuáles son los hilos comunes que unen a todas las piezas individuales de contenido? ¿Cuál es el mensaje general que se está enviando sobre tu empresa? ¿Cuál es tu voz única y  pregúntate si ¿estás apareciendo en todas las variables de tus campañas?

La consistencia genera confianza, autoridad y conciencia y a su vez, estos factores te ayudarán a acercarte a tus objetivos principales. Intenta ser consistente en todo lo que hagas en relación a tu marketing y tu mensaje será mucho más impactante.

Hay una diferencia entre el trabajo duro y el trabajo difícil. Te aseguro que si empiezas tu plan de marketing con una dirección clara y una estrategia para medir su éxito, eliminarás muchos de los obstáculos que pueden interponerse en el camino del marketing productivo.

En última instancia, cada táctica y cada paso de tu plan de marketing deben orientarse hacia la promoción de la identidad de tu marca como a la realización de tus objetivos establecidos. Velo de esta manera, si de hoy en adelante abordas tu plan de marketing con estos factores en mente, ya tienes ventaja grande sobre todos los que no lo hacen.

 

Biografía del autor:

by Benchmark Team