Es un hecho que el mundo del marketing está cambiando rápidamente. En consecuencia, es importante adaptarse constantemente a los cambios de dicha industria o te podrías transformar rápidamente en polvo.

El email marketing requiere que des pasos adelantados de vez en cuando para mantener las cosas interesantes y puedas asegurarte de que estás dando lo mejor de tí. Los destinatarios que ven el mismo mensaje y formato cada vez que abren tus correos electrónicos no permanecerán interesados por mucho tiempo. De hecho, ser monótono en tus prácticas durante demasiado tiempo conducirá a una pérdida de interés y afectará negativamente tus tasas de conversión.

Sabemos que es muy fácil entrar en una rutina con el email marketing y por tanto, se requiere un poco más de trabajo para implementar una estrategia que garantice que siempre estés ajustando tus esfuerzos para promover el éxito sostenible. A continuación, repasaremos algunas de las cosas que debes hacer para mejorar tu estrategia de email tanto ahora como en el futuro.

1. Crea puntos de referencia

Tus correos electrónicos son valiosos en la medida que generan conversiones reales. Después de todo, ¿de qué sirve enviar emails si nadie los ve?

Para asegurarte de que estás cumpliendo y superando tus objetivos de conversión, crea puntos de referencia de email marketing con los que puedas comparar tus valores y hasta competir con ellos. Saber dónde te encuentras parado en términos de métricas clave de correo electrónico te brindará una línea base para saber a dónde debes ir y una base para determinar cómo llegarás a dicho punto. También te obligará a vigilar de cerca tus KPI más impactantes y a reconocer desde el principio si algo simplemente no funciona.

Tus KPIs de email marketing exactos dependerán de tus objetivos comerciales únicos, pero las dos métricas que siempre debes comparar con tus correos electrónicos son la tasa de apertura y la tasa de clics (CTR). Si alguna de estas métricas no tiene un rendimiento óptimo, sabrás que es hora de hacer un cambio.

2. Verifica periódicamente tus puntos de referencia

Además de esforzarte por cumplir tus objetivos de referencia, también debes trabajar en estrategias específicas para despegarlos del agua. Para hacerlo, deberás vigilar de cerca el rendimiento de los KPI y haz que tus puntos de referencia sean una parte central de la estrategia para que siempre estén al frente y al centro de tus planes.

Verificar tus puntos de referencia es tan importante que debe ser un elemento establecido en tu agenda como cualquier otro tipo de reunión de verificación. Ya sea semanal, mensual o trimestralmennte, elabora (y cumple) un programa para evaluar y discutir tus puntos de referencia. De esta manera, si no estás cumpliendo tus objetivos, lo sabrás más temprano que tarde y podrás reaccionar con un plan de acción en lugar de dejar que las prácticas ineficaces continúen sin cesar.

3. Encuesta a tus destinatarios

Si deseas saber si le falta algo a tus emails, a veces solo necesitas preguntar. Las ventajas de las encuestas y sondeos son que pueden ayudarte a descubrir lagunas de contenido para crear correos electrónicos más útiles para tu audiencia. También te puede ayudar a obtener más información sobre lo que les importa a tus destinatarios e iluminar algunos de los problemas que quizás ni siquiera sabías que existían.

En tu encuesta, pregúntale a tus destinatarios qué recursos quieren recibir en tus correos. ¿Están buscando información? ¿Comunidad? Recomendaciones? ¿Todas las anteriores? Para llegar a la raíz de sus necesidades, utiliza la encuesta para hacer preguntas a tus suscriptores sobre tu producto o servicio, por qué se suscribieron a tus correos electrónicos en primer lugar y qué esperan obtener de ellos. Una vez que tengas sus respuestas, busca tendencias y patrones y regresa a la elaboración de la estrategia para abordar las solicitudes comunes que las encuestas arrojaron.

4. Busca nuevas estrategias

Se que puede ser abrumador aprender constantemente nuevas técnicas y herramientas de email marketing, pero te aseguro que también puede ser estimulante. Una de las mayores ventajas actualmente es que hay mucho potencial para mejorar tus correos y, lo mejor, demasiadas herramientas que pueden ayudarte a hacerlo.

No te olvides de prestar atención a las novedades para que puedas implementar nuevas estrategias como mejor te parezca y convenga. Esto incluye diversos elementos como técnicas de marketing conversacional, campañas de goteo personalizadas, el auge del video y las imágenes y un impulso hacia contenido más interactivo. Todas estas estrategias son evidencia de mareas crecientes más generales en las formas en que las marcas y tu audiencia interactúan y tanto juntas como por sí mismas pueden ayudarte a crear emails con un mayor impacto.

Es oficial. No existe el correo electrónico único para todos. Es natural adaptarse y crecer a medida que lo hace también tu audiencia. Modifica periódicamente tus mensajes para mantenerte al día con el cambiante ritmo de la industria. Sigue los consejos anteriores para intensificar tu juego de emails y no se vuelva un proceso rutinario de enviar correos solo por enviar.