¿No estás impresionado con el rendimiento de tu estrategia de marketing (o con el email marketing y su rendimiento)?

Entre todos los canales de marketing, el envío de campañas tiene el potencial más alto de entrega, crecimiento, rendimiento y ROI. Entonces ¿Por qué contigo no está funcionando? De ser así, algo está pasando y mientras tanto, estás perdiendo la más grande de las oportunidades de incrementar tus leads y tus ventas.

En la mayoría de los casos, el problema con las campañas que no convierten, puede venir de tu estrategia de marketing y no de tu audiencia. Para mejorar tu estrategia deberás echar un vistazo a lo que estás haciendo y mejorar lo que haga falta.

Con eso en mente, acá te escribimos algunas de las razones más comunes por las cuales tus campañas fallan, además de consejos prácticos para evitarlos de por vida.

Razón No.1: No estás mirando los reportes

Las campañas al igual que cualquier otro recurso de marketing deben basar su funcionamiento en la respuesta de la audiencia. Plataformas de email marketing y automatizaciones ofrecen muchísimos informes y recursos de análisis que te ayudarán a dar seguimiento y probar el rendimiento de tu estrategia. Y si no estás revisando reportes, simplemente no sabes ni qué estás haciendo bien o mal.

Si aún no lo haces, comienza a usar pruebas A/B y a revisar las analíticas de tu email marketing, esta es la única forma de saber qué funciona y que no y de tomar decisiones productivas en un futuro.

Razón No.2: Aburres (lo siento, se tenía que decir)

Lamento ser yo quien te lo diga, pero sí, es posible que la razón del fracaso de tus campañas sea que el mismo contenido esté provocando falta de interés en tu audiencia.

A la gente les llegan toneladas de campañas diarias, en un buzón de entrada concurrido, se tomará en cuenta lo realmente importante o que llame más la atención y esto aplica para todos.

Además solo cuentas con unos segundos para capturar la atención de tu audiencia, así que asegúrate de que tu contenido sea deslumbrante, haz una mezcla de todo, incluye imágenes, videos y cualquier gráfico necesario que diga ¡mírame!.

Reason #3: Tus campañas están feas y punto

La verdad no peca pero incomoda. Si además de la fealdad, están faltos de emoción, ilegibles, lentos a la hora de cargar, fuera de lo trending, etc. Bueno pues la gente no querrá nada con ellos y por ende esto afectará totalmente tu estrategia.

Si no está funcionando tu estrategia o no estás convirtiéndo, amigo, es hora de un rediseño. Borra todo y comienza otra vez, revisa campañas de competidores, o de marcas que admires, inspírate. Un cambio de look podría atraer nuevas miradas ¿No crees?.

Razón No.4: No está clara la llamada a la acción

Las conversiones no pasan por accidente, si no incluyes una poderosa y además obvia llamada a la acción nada va a pasar por sorpresa o inspiración.

Necesitas; otra vez… Necesitas que tu llamada a la acción sea clara y que no se confunda en términos de texto, formato, color, contraste, urgencia, contenido, etc.

Tienes que ser absolutamente transparente como un cristal para que los lectores hagan lo que tú quieras que hagan, ya sea leer un nuevo blog, registrarse para un webinar, o ¡comprar!. De otra forma sólo estás desperdiciando atención que podrías convertir en acción.

Razón No.5: No es como que la oferta sea la gran cosa

Las campañas comerciales exitosas tienen una cosa en común: ellos entienden que es ofrecer ofertas de valor a los receptores.

No a todos nos emocionan las mismas cosas, así que si no estás dispuesto a ofrecer una buena recompensa, los demás no estarán dispuestos a perder su tiempo en campañas sin remuneración y sin incentivo.

Así que ofrécele a tus lectores algo que realmente valga la pena, como un cupón, algo gratis en la compra de algo, una muestra gratis, descuento especial; lo que tu creas conveniente, te hará obtener más conversiones y más interés en tus futuras campañas.

Razón No.6: Tus listas no están segmentadas.

Por favor solo dile ¡NO! Al envío de correos masivos sin propósito. Enviar lo mismo a todos los contactos es la receta secreta para el fracaso en el email marketing, ya que no te estás guiando por los intereses y expectativas de los clientes a través de la personalización.

Necesitas segmentar tu lista y necesitas hacerlo correctamente. Para la mayoría de los negocios segmentar significa dividir los contactos en listas basadas en filtros, además de enviar contenido enfocado a cada división basándose en sus preferencias, preguntas, y puntos de interés. El resultado: cada quien obtiene el contenido necesario para ir al siguiente nivel del recorrido, el cual es mucho más efectivo que enviar contenido que no tiene nada que ver con los intereses del usuario.

Comprométete a enviar mejores campañas

No dejes pasar el potencial del email marketing en tu estrategia. Evalúa tu estrategia actual y define lo que vá y lo que no con tu audiencia y siempre mira más allá por mejoras en tu proceso y enfócate en maximizar tus resultados, sin importar lo que eso signifique, ya sea actualizar tu look, hacer cambios en tu contenido o lo que sea necesario para garantizar el éxito.