He tenido la suerte de haber participado en diversas campañas de email marketing a lo largo de diferentes industrias. Ya sea que te dediques a cuestiones sin fines de lucro, consultoría, e-commerce, grandes marcas de consumo, networking o blogs, hay un elemento que vincula lo mejor de cada giro y éste no es más que su propósito.

Todo gran plan de email marketing (nótese que estamos hablando de un plan o una campaña, no de un solo correo electrónico) tiene estas variables comunes. Al mismo tiempo, cada plan tiene un propósito común detrás de sus campañas. Todas y cada una de éstas invocan a la emoción y esa emoción es típicamente lograda, en parte, por el diseño. De esta manera, se consigue tener consistencia en las entregas y al mismo tiempo, se logra una variedad en los tipos de campañas que se han compartido en el tiempo.

Es importante mencionar que son estos factores los que crean la diferencia entre las campañas mediocres y los mejores boletines. Siempre se reduce al tener un propósito. Si sabes y tienes claro lo que tienes que hacer cada mañana, es decir, si tienes una misión, se hace mucho más fácil el poder ganar cada uno de esos días.

Los mejores boletines se encuentran unidos por la declaración de misión. Éstos entienden perfectamente que el correo electrónico es muy diferente de cualquier otro contenido o plataforma de mensajería. En palabras fáciles, el email es la lanza que impulsa la flecha. Para que haya un punto, necesitas saber cuál es tu propósito. Esto se resume también a que tengas una buena conciencia organizacional. Al final, puedes saber qué producto o servicio estás vendiendo, pero si no sabes por qué tu producto o servicio importa (o por  lo menos, que es importante para tí), realmente no tienes un propósito.

Seguramente, en este momento estás recordando hacia atrás pensando que esto habría sido más fácil de conseguir justo cuando iniciaste tu negocio y no cuando ya estás tan avanzado. Estoy en desacuerdo. Una vez que ya agarraste el reflujo y  flujo de tu negocio, es posible encontrar una idea mucho mejor en cuanto a la dirección que sigues y lo que es importante para tí en este momento en específico. Una vez en este punto, creo que siempre es fácil cambiar y rediseñar.

9 reglas para crear el mejor diseño en tus emails

Drawing Board

Los mejores analistas de marketing, McKinsey & Co. desarrollaron una guía fantástica para rediseñar con propósito. De acuerdo con dichos expertos (que son los impulsores del crecimiento y la oportunidad en algunos de los negocios más lucrativos del mundo), hay nueve pasos concretos a seguir para hacer que esto suceda:

  1. Concéntrate en objetivos a largo plazo
  2. Estudia el paisaje
  3. Piensa en el plan
  4. Piensa más allá de las estructuras
  5. Trae a las personas adecuadas
  6. Orienta a la gente a pensar de manera diferente
  7. Establece un punto de referencia para el análisis
  8. Los líderes deben estar hablando entre sí, siempre.
  9. Las cosas no siempre se harán a tu manera, así que maneja esos riesgos.

Su guía también demuestra que las empresas que siguen seis o más reglas tienen una tasa de mejora del 73% frente a las empresas que siguieron una o dos reglas. Este último tuvo una tasa de mejora del 12%. Sin embargo, aquellos que siguieron las nueve reglas aseguraron un salto en su mejora en un asombroso 86%.

Tu declaración de misión, elige aceptarla

Mission Statement

Para sacudir la declaración de misión de tu compañía, junta a tu equipo en una habitación y pídales que anoten sus respuestas a las siguientes preguntas:

  1. ¿Qué es lo que piensan que hace tu negocio todos los días?
  2. En una frase o dos, ¿cuál dirían que es tu declaración de misión?
  3. En este sentido, ¿cómo les gustaría ver a la compañía?

Para que esto funcione no le des más de 15 minutos para escribir sus respuestas. Lo que se pretende lograr es que sus respuestas sean reales y no estén manipuladas únicamente para suenen mejor. Puedes realizar el mismo ejercicio si tienes un negocio en línea o plataforma basada en contenido.