Hablemos sobre privacidad.

Sabemos que es crucial. Todo el mundo se preocupa del uso que las compañías hacen de sus datos, y lo correcto es que así sea. En un momento en el que podemos ya hacerlo todo de forma online (compras, revisar la cuenta bancaria, contratar formación, pagar impuestos) necesitamos estar siempre al día sobre el uso que se está dando de la información que compartimos. Y conocer en todo momento cómo podemos gestionarla.

En este contexto, ¿por qué son tan importantes las recientes noticias sobre la anulación del acuerdo Privacy Shield? Vayamos por partes.

¿Qué es el acuerdo Privacy Shield?

Privacy Shield es un acuerdo que permite la transferencia de información personal desde Europa a Estados Unidos. Pero, debido a que las normas estadounidenses son más laxas en el uso de la información personal que facilitamos de forma online, este acuerdo ha sido recientemente anulado.

¿Qué significa esto para ti como cliente de Benchmark o BenchmarkONE?

Los usuarios de Benchmark Email y BenchmarkONE pueden estar tranquilos. Es una mala noticia para las empresas de Estados Unidos, pero no para nuestros clientes. 

En este sentido, la Standard Contractual Clause (SCC), incluye los términos y condiciones estándares que tanto los emisores como receptores de información personal han acordado. Su objetivo es proteger los datos de los usuarios que son enviados desde la UE, y cumple con las directrices del RGPD (Reglamento General de Protección de Datos). Tando Benchmark Email cómo BenhcmarkONE, operamos bajo las directrices SCC y RGPD, lo que significa que nos adherimos a las normas de privacidad de la UE y protegemos la información de nuestros usuarios, así como la de los suscriptores de nuestros clientes.

No adherirse a estas normas supondría repercusiones legales. Por ello, tanto Benchmark Email cómo BenchmarkONE que trabajamos con clientes de la Unión Europea desde Estados Unidos, hemos tenido que cumplir con la normativa europea, exigida a cualquier empresa europea que tiene localizados los servidores dentro de EU:

  • Revisar todos nuestros contratos para asegurar que están correctamente alineados con el RGPD.
  • Al haber sido certificados y cumpliendo con la normativa Privacy Shield, una auditora externa ha examinado cómo estamos gestionando la información que recibimos desde la UE. 
  • Debemos de salvaguardar estas transferencias de información con soluciones alternativas como la SCCs o Binding Corporate Rules (BCRs).

Sabemos que toda esta información puede ser demasiado técnica, a continuación os compartimos una serie de posts donde encontraréis más contenido al respecto para la comprensión de estas normas.