Para establecer una coherencia entre la marca y el email marketing se necesita realizar un trabajo basado en la constancia sobre cada uno de los puntos de contacto con los clientes. Este punto impulsará la comercialización y otros aspectos de tu negocio. Tras resolver esta cuestión, necesitas saber que hay tres puntos clave en los que te puedes enfocar para ejecutar una campaña de email marketing.

Cumple tu promesa

Esto significa, antes que nada, mantenerte fiel al objetivo de tu compañía en cada cosa que hagas. Implica cómo tratas a tu cliente cuando entra por la puerta de tu negocio físico o cómo te comunicas con él por medio del email marketing.

También debes cumplir con la promesa que le has hecho a tus suscriptores de que recibirán por tu parte una comunicación vía email. Esto incluye la frecuencia con la que envías tus campañas y la inclusión del contenido que tus suscriptores quieren recibir.

Diseño

El siguiente aspecto sobre la coherencia de tu marca es el diseño. La experiencia de usuario debe ser la misma en tus campañas de email, en tu sitio web, en las publicaciones en redes sociales, en tu negocio físico y en cualquier otro punto en el que tus clientes interactúen con tu negocio.

En el email marketing debes incluir la paleta de colores de los modelos de tus email e, incluso, la constancia de los colores de tus botones en el email, en tu sitio web o en tus páginas de destino. También puedes incluir la construcción de un navegador en la parte superior de tu email para que la experiencia de los suscriptores en tu campaña de email sea similar a la que experimentan en tu sitio web. Incluso para eventos o días especiales, como son los días festivos, debes contar con elementos constantes de tu marca para mostrar a  tus clientes de parte de quien reciben cada correo.

Voz

La mejor característica del email marketing no es incluir  voces de celebridades leyendo tus campañas de email (aunque algunos discutan que debe ser así). Esto hace referencia a cómo estás comunicando tu mensaje. La voz es lo que aporta personalidad a tus campañas de email. Por ejemplo, algunos negocios son divertidos y otros informativos. Sin importar cuál sea, necesitas ser constante y auténtico.

La persona que envía los mensajes debe ser siempre el mismo, con la mayor frecuencia posible. Su identificación comienza en el apartado del nombre del remitente, el cual será visto por tus suscriptores en la bandeja de entrada. Este campo finaliza con la firma del mismo o con el nombre del negocio o de la marca. De esta forma, tus clientes saben de parte de quién reciben el email.